Ellas buscan el cetro de Ñusta Raymi

pag-5Siete mujeres indígenas son candidatas a Ñustas del Sisay Pacha Raymi. La Fiesta del Florecimiento, está en su máximo apogeo. El sábado 2 de abril desde las 19h00, en el Centro Cultural Kinti Wasi-Casa del Colibrí será la elección.

Las candidatas de las comunidades de San Luis de Agualongo, Peguche, Guanansí, San Juan Alto y del casco urbano de Otavalo, tienen como prioridad trabajar en la revitalización de la cultura Kichwa. Para cada una de ellas, los saberes ancestrales y su riqueza cultural e histórica, es lo más importante.

CELEBRACIÓN TOTAL

El Sisay Pacha Raymi es una celebración que toma fuerza entre indígenas y mestizos de la zona urbana de Otavalo. Mientras que en la zona rural se realiza el Pawkar Raymi. La elección de Ñusta es parte de las actividades que se han organizado en el marco de la citada celebración, que inició el 21 del presente mes con la ceremonia del Tumarina que se efectuó en el parque Bolívar y en la Plaza de Ponchos.

Según Rafael Maigua lo que se busca con esta festividad, es una integración entre la gente mestiza e indígena, con la finalidad de revivir la tradición que los antiguos habitantes tenían para festejar esta fecha importante del calendario agrícola y que poco a poco ha estado quedándose en el olvido por las actuales generaciones. Para el jueves 31 de marzo está prevista una jornada de juegos tradicionales, desde las 14:00, en la Plaza de Ponchos.

OTRAS ACTIVIDADES

La agenda de actividades: el viernes 1 de abril, se realizará el evento denominado Ñawpa Otavalo (Otavalo Antiguo), desde las 17:00. Se completan el domingo desde las 09:00, con el Ayllu Tuparik-Caminata Intercultural. Otavalo es una ciudad intercultural donde convive el pueblo kichwa y mestizo, por lo que esta festividad conjuga la retroalimentación intercultural.

Los indígenas tienen sus particularidades dentro de su filosofía, visión del mundo, el universo y sus valores sobre la vida, así como también sus propias manifestaciones culturales que se realizan durante todo el año. De esta manera sigue la fiesta ancestral.