El turbante es parte de la identidad y la resistencia afro

Ibarra. Belleza, sabiduría, respeto, orgullo e identidad, son algunos de los valores que resalta el turbante en la mujer afrodescendiente.

Esta prenda que con nobleza llevan por generaciones las mujeres negras del país, ha documentado la lucha, la resistencia y la libertad de los pueblos afro en Ecuador y el mundo.

Sentir. “Para mí el turbante significa resistencia. Por eso lo conecto con mi lucha y al proceso político. Es la ruptura de una estética tradicional que nos quieren imponer”, explica Juana Carol Francis, activista afro del colectivo nacional ‘Mujeres de asfalto’.

Dentro de la comunidad afro, hay muchas historias alrededor de este accesorio. Esta prenda también significa un estado de ánimo y orgullo.

Pueden ser de diferentes formas y tamaños; sus colores y estilos de envoltura están asociados con diferentes culturas, comunidades, épocas y clases. “El turbante me sostiene, yo creo que nuestros ancestros están representados en lo significativo de lo estético y en nuestro orgullo”, corrobora Francis.

Siglos atrás. Según datos históricos, este accesorio llegó al país con la diáspora africana. Desde la época de la esclavitud, por eso significa la lucha del pueblo afro que se ha convertido en identidad y emprendimiento.

“La historia de esta prenda es muy significativa, es muestra de resistencia cultural y a la vez es parte de la esencia, de la identidad africana”, destaca Carlos Maldonado, conocedor de la cultura afro en Imbabura.

Antecedentes. Histórica-mente se cuenta que en tiempos de la esclavitud se usaba para esconder semillas y monedas para la supervivencia, hoy es parte de la identidad del pueblo afro. “Los turbantes son un emblema para nosotras, es un símbolo de nuestra fuerza. Esa fortaleza de la mujer afro descendiente, que es trabajadora y luchadora”, afirma María Angulo, gestora cultural de la Secretaría de Cali.

Otros significados. En la cultura islámica el turbante era útil para proteger a las personas de la arena del desierto y se utilizó como símbolo de devoción. Para los practicantes de la religión Rastafari, el turbante se convirtió en símbolo de sabiduría y una forma de cubrir las rastas. Además, ellos creen que el turbante se debe usar durante la meditación.

En la India el turbante indica la casta y el lugar de donde procede la persona. Y al igual que en el pueblo afro, el atuendo es símbolo de espiritualidad, conocimiento y nobleza. El turbante era un accesorio predominantemente masculino en Asia pero debido a la versatilidad y variedad de su uso, es difícil de establecer claramente el país de origen.

Accesorio vistoso. Los turbantes se caracterizan por sus llamativos colores. La mayor parte son fuertes como el verde, azul, la gama de rojos y el amarillo. Según las mujeres que lo utilizan estos colores irradian alegría, compromiso y confianza. Además son muy fáciles de usar.

Mariana Lastra, gestora cultural afro, considera que “la creación de turbantes y peinados afro fortalecen los lazos familiares, en medio de esa ceremonia familiar en la que madres, tías y abuelas inician el peinado en las niñas y se traduce en la construcción de confianza”, puntualizó.

Cecilia Angulo, es una activista afrocolombiana que diseña y coloca los turbantes a las mujeres.
A través de los años el turbante se ha convertido en un símbolo de identidad y rebeldía para las mujeres afrodescendientes.