El trueque se suspendió este año en el cantón Pimampiro

Previo a la Semana Santa el cantón Pimampiro se convertía en el escenario para el tradicional trueque, que normalmente aglomeraba a cientos de personas.

En este sentido y debido a la pandemia por la Covid-19, este año no se realizará el trueque o cambeo, así lo informó la Alcaldía a través de redes sociales.

La municipalidad organizó también el foro denominado ‘El trueque historia y proyección’, el cual se desarrolló de manera virtual.

En este evento on line participaron historiadores y conocedores de la historia como Luis Fernando Revelo, presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo de Imbabura; Marco Gudiño, historiador pimampireño y Fernando Jara, activista del Ministerio de Cultura.

Pimampiro, ubicado al norte de la provincia de Imbabura, recibió de manera oficial el documento de reconocimiento como Patrimonio Cultural Inmaterial Nacional, según Acuerdo Ministerial No.DM-2018-087, realizado por la subsecretaria de Patrimonio Cultural del MCYP Isabel Rohn, quien destacó el alto valor histórico que representa la tradición del trueque y definió a Pimampiro como la “tierra de la reciprocidad y la solidaridad”.

Enfatizó que el reconocimiento es un desafío para cumplir con los compromisos del plan de salvaguardia planteado.

La municipalidad detalla que el reconocimiento por parte del Estado a los portadores dueños de este saber y práctica cultural, se oficializó el miércoles 17 de enero de 2018 en el Coliseo de Deportes de Pimampiro con la presencia del escritor Raúl Pérez Torres, Ministro de Cultura y Patrimonio.

Asimismo, el director ejecutivo del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, Joaquín Moscoso, destacó la reciprocidad y la solidaridad en este intercambio milenario y circulación de productos que se da en el ‘trueque o cambeo’ de Pimampiro, que consiste en una transacción no monetaria de intercambio de productos entre pobladores, comerciantes y agricultores.

Esta actividad es trasmitida de generación en generación y en la que prima los valores humanos de la solidaridad, respeto y consideración; principalmente para responder a una necesidad de reciprocidad e intercambio en espacio público. Pese a ello, la pandemia sigue paralizando estos actos necesarios.