El triunfo de Ollanta

Hasta el último momento, nuestro vecino del sur no sabía quién sería el nuevo (a) presidente. Las elecciones cerraron con una gran incógnita puesto que las diferencias numéricas entre los dos finalistas eran muy pequeñas.

A la final y conforme avanzan los escrutinios, el militar retirado gana la presidencia de Perú con un mínimo margen a la conservadora Keiko Fujimori. De hecho existe el temor de que  el presidente electo implementaría políticas de izquierda que arriesgarían la bonanza económica. Se dice que algunos inversionistas ya emprendieron su retirada. Humala obtuvo su triunfo, gracias a que -entre otras cosas-  moderó su discurso de izquierda. De lo que se conoce es un gran exportador de minerales y recibirá un país que registra un crecimiento económico entre los más altos de mundo, pero que no ha podido sacar de la pobreza a un tercio de su población. Humala alcanza la presidencia en un segundo intento luego de perder en el 2006 frente al actual presidente Alan García. En aquella vez su discurso más radical generó muchos temores. Dijo que ahora está más cerca del pensamiento del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y más lejos que el de su otrora aliado, Hugo Chávez. Hay muchas incógnitas que Humala, con el tiempo, las irá despejando.