El tráfico ilegal de combustibles

El contrabando de combustibles desde el Ecuador hacia Colombia por la frontera norte se ha venido realizando a través de los tiempos en forma casi permanente.  Si recordamos en épocas pasadas el precio del combustible colombiano hasta el segundo trimestre de 1970 fue de 3,00 sucres el galón al cambio de la moneda nacional, mientras el costo en el Ecuador fue de 4,00 sucres el galón.

  Por esa situación muchos vehículos de nuestro país pasaban a Colombia a abastecerse de combustible, siendo una situación casi normal. Cuando el gobierno colombiano tomó la decisión de subir el combustible a casi el doble de su valor original los papeles se cambiaron drásticamente, sin que el gobierno ecuatoriano de esa época hiciera casi nada para frenar el contrabando de combustible.  Como este acto ilegal se iba tornando beneficioso, el pueblo fronterizo comenzó a abrir nuevos pasos ilegales, principalmente por áreas inaccesibles para el control de las autoridades aduaneras, que en aquel entonces no podían hacer mucho para cumplir la tarea encomendada, en vista del número reducido de efectivos que disponían, y del trabajo que era muy grande. Posteriormente en forma progresiva con el incremento del narcotráfico en Colombia y las actividades de las guerrillas en ese país las ganancias de este tráfico ilegal se han incrementado cuantiosamente, lamentablemente las autoridades de esa época,  no tomaron las medidas que corresponden en forma enérgica para frenar esta actividad.  Es menester hacer hincapié que el gobierno nacional actual en forma responsable con el apoyo eficiente de las Fuerzas Armadas  ha logrado controlar este contrabando ilícito en las fronteras norte y sur.  El pueblo piensa que con el nuevo Código Penal se apliquen sanciones más drásticas y se logre frenar el tráfico ilegal de combustibles y del gas licuado de petróleo en las fronteras  norte y sur, porque al final el único perdedor es el pueblo ecuatoriano y la economía nacional. Al momento las autoridades policiales, militares y aduaneras han identificado en los 176 kilómetros de frontera con Colombia (Provincia de Carchi) aproximadamente 70 pasos ilegales, de los cuales 25 a 40 de ellos son utilizados para el paso ilegal de combustibles líquidos y gas licuado (GLP).

 

Renata Barragán
chiquita25@uio.satnet.net