El sueño de ser bomberos se volvió un verdadero calvario

Tulcán. Sueño rotos. Así se describe la situación que vive el grupo de 20 bomberos que no pueden incorporarse a trabajar.

Aunque en primera instancia ganaron su derecho de ingresar, tras la apelación del Cuerpo de Bomberos, se les revocó la sentencia.

La grave situación económica que vive la institución bomberil, motivó a impugnar la sentencia que se dio desde la Corte Provincial.

Acciones. El grupo de bomberos se graduaron hace casi tres años, sin embargo hasta el momento no pueden ser parte de la institución. Ayer dieron una rueda de prensa junto con los integrantes del Comité Cívico que se han sumado a esta causa.

“Somos 20 jóvenes que estamos frustrados. Le pedimos al ministro de Trabajo -Andrés Madero- que de una u otra manera nos ayude a buscar una solución. Como autoridad mayor debería tratar de ayudarnos en esta situación”, explica Ana Belén Vega, una de las bomberas afectadas.

Antecedentes. El calvario del grupo de jóvenes inició a mediados de 2017. En aquel entonces los aspirantes realizaron el curso respectivo. Superaron todas las exigencias tanto físicas, académicas y psicológicas.

Se graduaron con todos los honores, pero al momento de incorporarse al comando no pudieron. La falta de presupuesto y de plazas de trabajo son los obstáculos que perjudican a los 20 jóvenes. La inversión que hicieron hace dos años para solventar el curso es otro de los problemas. En su mayoría, hicieron préstamos que superan los 15 mil dólares.

Contrapunto. Rubén Fuentes, comandante encargado de la Jefatura del Cuerpo de Bomberos, confirmó una vez más que no tienen recursos para recibir más personal. “Dentro de la institución no existe ningún proceso para ingreso del personal. Yo evalué al personal a inicios de marzo, en vista que se abrió el proceso en Ibarra”, explicó Fuentes.

El uniformado aseguró que estuvo al frente de 14 aspirantes, de ellos ocho pasaron todas las pruebas.

El problema también inició según Fuentes con la vigencia de la Coescop (Código Orgánico de las entidades de Seguridad Ciudadana y orden público) que obligaba al cierre de todas las escuelas de formación bomberil.

Wilson Gutiérrez (izq) uno de los padres afectados, realizó ayer una protesta ante la situación.