El sector de la flores espera reivindicarse durante 2021

A un mes de San Valentín, el sector agrícola del país busca reactivarse. En los últimos meses la floricultura en el país ha experimentado una ligera recuperación.

El 2020 fue un año complicado para este gremio que experimentó una de las mayores crisis de su historia.

“Las ventas están mejorando, desde noviembre se ha registrado una mejora, pero igual falta mucho más para recuperarnos”, cuenta Luis Morales, propietario de una floristería en Ibarra.

De acuerdo a la sexta edición de Ecuador Exporta que se realizó en diciembre pasado, la floricultura brinda trabajo a cerca de 1 500 técnicos del sector agropecuario y más de mil profesionales en el campo de la administración, comercialización y logística, así como a más de 140 000 personas del sector rural, en su mayor parte mujeres, se informó.

“Esperamos que el mercado de Estados Unidos suba en consumo un cinco por ciento”, dice Alejandro Martínez, presidente ejecutivo de la Asociación de Productores y Exportadores de Flores de Ecuador (Expoflores).

Los años de prosperidad para las flores ecuatorianas han quedado atrás. Desde el año 2015 el sector experimentó una serie de dificultades que complicaron su actividad.

La sobreoferta en el mercado internacional, la pérdida de participación de mercados importantes, la devaluación de monedas de los principales competidores Colombia y Kenia y factores como el clima que han afectado la producción de flores y restado competitividad al sector.

A pesar de esta situación, el sector busca mantenerse competitivo y apuesta por diversificarse en nuevos mercados donde las flores ecuatorianas sean atractivas.

Mesías Reyes, administrador de floristería Los Lirios, reconoce que el año pasado fue terrible, pero mantiene las esperanzas que este 2021 será mucho mejor. “La pandemia nos dio un golpe duro. Esperamos que desde San Valentín mejoren las cosas”, reconoce.

Su local es uno de los referentes en Ibarra con 25 años de presencia en el mercado. “El año anterior teníamos por estas fechas 25 trabajadores, en este momento solo estamos con dos”. San Valentín el 14 de febrero y el Día de la Mujer el 8 de marzo, son los dos eventos que esperan mejoren el panorama.

La floricultura busca mantenerse competitiva en medio de la tormenta. Debido a la estructura de costos que tienen que manejar y el escaso margen de la operación, en los últimos meses ha habido cierres de varias empresas florícolas, mientras otras han optado por fusionarse y así generar economías de escala, mientras unas terceras han reducido hectáreas de producción.