El río Tahuando todavía sigue contaminado

Ibarra. La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, PTAR, solo trata el 80% de las aguas servidas del cantón.

El 20% de lo que aún falta ingresar a la planta, va directo al río Tahuando, es decir, todavía sigue siendo contaminado a pesar de que esta obra emblemática, inaugurada en septiembre, prevé descontaminar y cuidar este espacio, donde los ibarreños anteriormente se bañaban y lavaban su ropa.

Problema. El domingo los transeúntes observaron que el río cambió de color, una parte estaba amarilla.

Este problema se evidenció justo desde el puente colgante que une a los barrios La Victoria y El Alpargate.

Además del peligro que hay en este sector, el olor que se genera también es preocupante.

Según la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ibarra, EMAPA-I, se tapó un colector y empezó a desbordarse bajo el puente, mientras que ayer el equipo de alcantarillado realizó el destaponamiento.

Teresa Guerra vive 50 años en la calle El Alpargate, en el barrio del mismo nombre. Recuerda que anteriormente el agua “era clarita, pero desde hace unos años se contaminó”, señaló Teresa, quien mencionó que hay temporadas que el río se ve sucio.

Las riberas del Tahuando también están llenas de basura, ya que según Teresa, algunos vecinos han hecho de ese lugar un botadero. Mencionó que espera que la municipalidad les done unos dos contenedores para evitar ese problema.

Teresa contó que es imposible descontaminar el río porque en todos los sectores botan basura.

Institución. Mauricio Larrea, gerente general de la EMAPA-I, explicó que la obligación y responsabilidad de la empresa es captar todas las aguas residuales para que sean tratadas por la PTAR.

“La inversión y el crédito que el Gobierno Español con la empresa adquirió es de 34 millones de dólares, lo que supone una responsabilidad para entregarle a la ciudadanía el agua del río Tahuando que esté apta para la vida y más que nada, libre de contaminación ambiental, que tiene una implicación de la salud pública en los habitantes”, añadió Larrea.

Además, el gerente de la empresa manifestó que existen dos descargas que faltan ser captadas.

Agregó que actualmente la EMAPA-I está en busca de un crédito porque a partir de enero se iniciará la construcción de una de ellas. Giovanni Rivadeneira, jefe de la PTAR, indicó que la planta solo recibe aguas servidas de viviendas y no de industrias, ya que la planta no resistiría.

Así es como se observó el río Tahuando ayer en horas de la mañana. El color claro del agua cambió a amarillo tras un taponamiento que se generó en un colector.