El radiodifusor Carlos Alfredo Calderón muere a los 79 años

calderonATUNTAQUI. Su enemigo vivía dentro de él.  Hace seis meses le detectaron cáncer que la noche del lunes terminó con la vida de Carlos Alfredo Calderón reconocido radiodifusor de la región.

Católico. Con un crucifijo en la mano, abrazó a su esposa Emma Cevallos para expresarle su gratitud. “Hasta siempre mi amor”, fueron las últimas palabras del radiodifusor.Él murió en su hogar a pocos metros de sus radios que siempre anheló.
Oriundo de San Isidro, provincia del Carchi, el hoy occiso, en vida siempre se encomendó al santo patrono de su pueblo natal.
Su pasión por la comunicación y servicio social lo llevaron a unir transistores y ondas radiales, para un 16 de febrero de 1975 fundar radio Popular. Años más tarde, el 12 de diciembre de 2003 salió al aire radio Mágica.
Édison Calderón, uno de sus hijos, será el encargado de continuar con su legado radial. El fallecido tuvo cinco hijos, uno de ellos falleció.

Adolescentes. Al menos 300 personas llenaron la sede de la Sociedad de Artesanos de  Atuntaqui, donde fue velado. Pasadas las 15 horas, el féretro en compañía de la multitud llegó al santuario del Santo Sepulcro.
Tras la misa, familiares y amigos recordaron las virtudes y logros del radiodifusor que falleció a sus 79 años de edad.
“Los grandes hombres nunca mueren, mi padre vivirá en el corazón de cada uno de nosotros”, dijo con lágrimas su hijo Édison Calderón.
Finalmente, el sanisidrense fue trasladado y sepultado en el cementerio Jardín de paz de Atuntaqui.
Fue allí en donde se observaron cuadros de dolor; sus familiares lloraban. Algunos de ellos, los de  más edad, mostraban principios de desmayo a causa del dolor que les provocó la pérdida del radiodifusor.