El primer día de Andrea Cevallos como la nueva reina de Ibarra

p4IBARRA. EL NORTE visitó el hogar de la flamante reina de Ibarra, Andrea Cevallos, pocas horas despúes de su designación. “Me siento increíble, siento una gran felicidad, pero también desde hoy empieza una gran responsabilidad”, dice Andrea, sentada a un costado de la sala de su casa.

Mientras las visitas de amigos, familiares, autoridades y la prensa, van y vienen. “Este día lo hemos dedicado a la familia. Pero desde mañana (hoy), quiero mostrarme tal y como soy a mi ciudad, de una forma sencilla, humilde, dulce y amable”, expresa la bella soberana de la Ciudad Blanca.

Sus padres escuchan con atención lo que su hija dice en la entrevista, principalmente cuando menciona que ya en esta semana, acudirá a la municipalidad para ponerse de acuerdo con las autoridades y dar marcha a sus proyectos e iniciativas en beneficio de su ciudad.

“Quiero trabajar con los jóvenes en dos temas: el primero es el noviazgo violento y el segundo las masculinidades. Ya que para erradicar la violencia es necesario trabajar con los jóvenes, así cuando seamos adultos, viviremos en una sociedad más sana”.

VALENTÍA “Creo que no solo yo, sino todas las candidatas aprendimos que la chica que se compromete a luchar por su ciudad, desde el reinado, es una mujer muy valiente”, dice la bella Andrea, de 23 años de edad, quien al ser consultada si le atrae la política, piensa un momnento y dice que aqullo nunca lo ha pensado.

“Al momento me atre la profesión que quiero, como es la arquitectura, desde esa profesión también quiero aportar a mi ciudad”, exclama la soberana, quien agradece el apoyo de personas que asegura no las había conocido, pero que ahora le están dando todo su respaldo. “Quiero aprovechar la oportunidad para recalcar la frase que dije la noche de la elección: Dicta un refrán, detrás de un gran hombre, hay una buena mujer, yo propongo, al lado de un gran hombre hay una gran mujer”, dijo la reina, quien en horas de la tarde y noche aseguró irá a la iglesia para dar gracias a Dios.