El poder de los imperios (2)

Los imperios antiguos se expandían conquistando militarmente a otras naciones, no tenían como apoyo de organismos internacionales que avalen sus fechorías y acanallen a los pueblos conquistados, tampoco contaban con sofisticados medios de comunicación penetrando en todos los hogares para convencerles de que el colonialismo es para bien de los conquistados. Este proceso de aculturación enajenante, tal como ocurrió en la expansión de los imperios europeos vino luego de conquistados por las armas y se demoró siglos en masificarse. Hoy es al revés, los preceden. Los grandes medios de comunicación realizan un trabajo largo y paciente de socavamiento de la identidad y cultura de sus víctimas; mediante una sutil propaganda se le va adoctrinando a los futuros avasallados de que la conquista del imperio es por su bien, para sacarles de pobreza, para salvarles de los “dictadores” que los gobiernan, aunque éstos hayan sido electos en las urnas y les imponen dictadorzuelos disfrazados de demócratas, siempre dispuestos a acatar las órdenes del amo. Estos imperios, muchas veces ni siquiera necesitan invadir los países a los que van a saquear, para ello tienen en sus manos el poder de esa maquinaria sospechosa de las “elecciones libres” donde ellos tienen casi todas las de ganar, pero si eso falla, entonces viene el acoso mediático, la extorsión económica, las trampas políticas y si falla todo este andamiaje, ya tienen en la retaguardia maniobras militares que preceden a la inminente invasión…