El pirómano sufre trastornos mentales

piromanoIBARRA. La Asociación Americana de Psiquiatría con sus siglas en inglés, APA, de acuerdo a los últimos estudios realizados, informa que el 15 % de los incendios son causados por pirómanos.

Yessenia Andino, psicóloga y magíster en educación especial, dice que la piromanía es un trastorno mental que requiere un tratamiento psicológico y psiquiátrico.

Un pirómano va a tener una conducta reiterada de prender fuego, ejemplo: de tantos incendios que han existido últimamente en el país, con las evidencias (mecheros) que han sido encontradas en Pijal, Otavalo, una persona de estás ha iniciado unos tres o diez fuegos de este tipo.

Esta persona siente alto nivel de excitación, emotividad y placer al ver o realizar esto, es consciente de lo que está haciendo, pero su nivel de excitación va más allá de lo que está provocando. Cuando una persona inicia de forma consciente un flagelo de este tipo, debemos de darnos cuenta que están atravesando por un trance en el cual ellos están conscientes de lo que hacen y no dan importancia de los daños materiales que pueden estar causando.

Muchos de ellos se mantienen en la cercanía del fuego y de lo que ellos han provocado. Pueden estar participando en tareas de extinción o hasta pueden ser partícipes de campañas que traten de buscar los culpables del acto. PROBLEMAS Una persona pirómana también es aquella que tiene problemas intelectuales a nivel mental. Otro problema que afecta a estas personas, es que pudo haber sufrido traumas en su niñez, por lo cual, prende fuego, y aquí demuestra toda la ira y el rencor que tiene sobre la sociedad.

Las personas que tienen problemas a nivel intelectual, son aquellas que no miran el más allá de la acción que están cometiendo, puede mostrarse indiferente del daño que están provocando, aunque esto signifique la muerte de personas, animales o de la flora de la vegetación del lugar.

Otra de la característica que tiene un pirómano: Frustración de desajustes a nivel emocional: Tuvieron mal rendimiento académico, por lo general no pueden tener una buena apariencia física, es por ello que intentan demostrar su falta de personalidad mediante actos tan inmensos, es una forma errónea de levantar su ego y autoestima. Psicológicamente ven ese acto como un proceso de mejora emocional al no sentirse físicamente agradable por la sociedad, con esto, sienten que su ego y autoestima se van a elevar y se van a sentir mejor.

piromano2

ESTUDIO Yessenia dice que es factible para ellos mostrarles el resultado de lo que han provocado, que visiten el lugar, que vean donde y a quién ha afectado su acto de incendiar fuego, y que mejor es trabajar con niños de las zonas rurales que son precisamente donde se producen estos actos para prevenir que lo realicen y lo sigan haciendo.

La piromanía es un trastorno bastante raro, un estudio realizado en España demuestra que aproximadamente 100 personas tienen un diagnóstico de pirómano. Se le confunde al pirómano y se lo generaliza como todo el que inicia fuegos, pero, alguien que haya iniciado un fuego puede ser que tenga un trastorno mental como de psicosis, de inestabilidad emocional o de conducta, esto, no precisamente es un pirómano, sino que no tiene usos de sus habilidades intelectuales y mentales para poder tomar una decisión.

La provocación de los incendios, en su mayoría es en la edad juvenil y está relacionado como un trastorno que se lo denomina disociar: déficit de atención. La piromanía también se da con mayor frecuencia en hombres, especialmente porque tienen pocas habilidades sociales y presentan dificultades de aprendizaje.

Un pirómano que ha iniciado un incendio por lo general tiene una autoestima bastante baja y una idea errónea sobre su autoconcepto y su autoimagen, esto hace que cuando vea una montaña con fuego su ego crezca. Yessenia también explica que esta persona con comportamientos como estos, van a estar realizando este tipo de actos, “cada año la misma persona va a realizar el mismo procedimiento y a ser responsable de uno, dos o varios incendios”.

Los estudios demuestran que la mayoría de personas pirómanas aceptan que iniciaron este tipo de flagelos, porque al tener una autoestima baja y negativa lo que necesitan es nivel de satisfacción a nivel emocional y psicológico, así que primero va a captar que realizaron este tipo de acciones para proceder con los tratamientos psicológicos. Para tratar con esta persona no hay que cuestionarla cuando se trabaja en procedimientos de modificación de conductas, no se cuestionan las acciones cometidas, sino que hay que identificar qué le marcó en su primera infancia para tener ese determinado comportamiento.

Una vez identificado cuál es el inicio de su trastorno se hace un proceso de intervención con el psicólogo. El jefe del Cuerpo de Bomberos de Ibarra, Marco Antonio Hadathy, dice que estos incendios no son solamente provocados por personas pirómanas.

Para esto hay que diferenciar entre incendiarios, pirómanos y gente irresponsable. Los incendiarios quieren hacer daño a la naturaleza y a las personas; a los pirómanos les gusta y se sienten bien con este acto; y la gente irresponsable es la que no tiene precaución al momento de realizar la quema agrícola, para lo que deben contar con asesoría del Ministerio del Ambiente.