El Pesillo-Imbabura puede terminarse para el 2020

Otavalo. La obra física del Pesillo Imbabura está adelantada. Para noviembre de este año está previsto se inaugure, sin embargo Juan Serrano, cree que esto será posible para mediados de 2020.

Criterio. “Personalmente creo que estará para mayo de 2020. Sin embargo los técnicos dicen que estará para finales de este año”, opina el dirigente quien es el presidente del consejo de coordinación del proyecto que beneficia a comunidades Imbabura y Pichincha.

En la actualidad la obra registra un 40 % de avance, que consiste en los trabajos de captación de agua y la construcción de la plataforma que permitirá implantar los procesos de tratamiento del líquido vital.

Trabajos. “Los dos tanques de 5 mil metros cúbicos ya están terminados. Lo que vamos a realizar es con la planta de tratamiento que es para 700 litros por segundo”. Además Serrano confirmó que la tubería que conduce el agua será importada desde España, ya que el material apropiado para soportar la carga debe ser de acero.

Obras. Este proyecto contempla la rehabilitación de 52 sistemas de agua potable que benefician a más de 150 comunidades localizadas en las provincias de Imbabura y Pichincha.

En el caso del cantón sarance, 15 comunidades son beneficiadas de manera directa. Sectores como San Juan de Ilumán, Carabuela, Bolsa, Sumac Yacu, Espejo, San Rafael, están entre los territorios beneficiados.

El caudal de agua que alimentará Pesillo-Imbabura provendrá del proyecto de riego Cayambe-Tabacundo, a través de un túnel de trasvase por el que se canalizarán hasta 700 litros de agua por segundo.

Obra esperada. La construcción de esta obra representa una de las mayores intervenciones sanitarias realizadas en la región andina del país. La inversión realizada por el Estado y los municipios, bordea los 47,5 millones de dólares.