El nuevo CPCCS

El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social se lo concibió como un espacio colectivo de aporte y trabajo para hacer realidad el país “donde todos seamos parte activa de la planificación, gestión y toma de decisiones en un Estado democrático y participativo”. Lastimosamente, cuando los intereses políticos soterrados utilizan estos espacios en su beneficio exclusivo, olvidándose de los intereses mayoritarios de la población, las cosas se desvanecen y se pierde credibilidad. Ahora tenemos nuevas autoridades, pero otra vez se cae en el mismo error: desconocer lo que se hizo para tratar de empezar de nuevo, pero con presuntos y sesgados criterios políticos que ya generan desconfianza. Carlos Tuárez y Rosa Chalá están al frente del organismo, pero deben considerar que no son ellos solamente los actores, sino que la tarea se construye gracias a la voluntad y participación de todos los ciudadanos. ¡Ojalá se entienda eso!