El Nacional ganó, pero no le alcanzó

Quito. Desde el vamos la ansiedad y la altura condicionaron. El Nacional salió decidido a tratar de vulnerar la defensa argentina. Favaro mandó a su tropa a poblar la mitad de la cancha, Balda el único libre del esquema para frenar y surtir, aguantar y crear. Muñoz y Angulo los encargados de la artillería.

Defensa y Justicia trató de llenarse de nombres en el fondo. Su línea de cuatro se transformó en escuadra de seis hombres en momentos de apremio. El golero Ezequiel Unsain tuvo mucha actividad en su parcela, atajando y reorganizando a los suyos. Becaccece mandó a dosificar energías, a correr lo necesario.

Luego de varios intentos fallidos, al minuto 19 fue Daniel Angulo quien surgió luego de una jugada fantástica entre Manuel Balda y Ángel Gracia para convertir con un remate forzado el 1 por 0. La mitad de la tarea cumplida, suspiros de desahogo para los hinchas que llegaron a aguantar una pertinaz lluvia en El Batán.

El primer tiempo se fue con la sensación que El Nacional pudo convertir la segunda y empezar a forzar los penaltis. Muñoz y Angulo se perdieron dos llegadas manifiestas de gol tras pases cruzados que la retaguardia argentina no pudo anticipar. Los argentinos también llegaron, pero siempre tibios y distantes.

El segundo tiempo fue un monólogo de El Nacional. Balda, Ordóñez y Angulo pilotearon las mejores llegadas. El cuadro argentino se defendió con hasta 10 futbolistas alineados en escuadra por delante de su portero. La recurrencia fue importante, pero faltó exactitud en el último toque.

Con el pasar de los minutos, El Nacional perdió intensidad. La salida de Manuel Balda, extenuado, le costó al Rojo sus mejores minutos y terminó apelando nada más al pelotazo largo y la búsqueda de las torres Angulo y Parrales en el fondo mismo del campo de juego.

El tiempo fue el peor enemigo de El Nacional. La prolijidad no fue la virtud del equipo de Favaro. Ya sin brújula, los argentinos empezaron a quemar tiempo y consiguieron su cometido. Derrota pero clasificación para Defensa y Justicia, que hizo poco, pero que fue suficiente para despachar al Bi-Tricampeón.

El Nacional: Padilla – Montaño, Segovia, Quiñónez, Gracia – Garcés, Balda, Ordóñez, Villalva – Muñoz y Angulo. DT: Eduardo Favaro.

DyJ: Unsain – Zurbriggen, Bareiro, Barboza, Miranda – Gutiérrez, Molina, Togni, Almeida – Isnaldo y Bordagaray. DT: Sebastián Becaccece.