El MIES busca “continuar y fortalecer los procesos”

La llegada de la pandemia de covid-19 ha tenido un impacto negativo en la economía del país. Según recientes reportes aproximadamente 1,4 millones de ecuatorianos pasaron de clase media a la pobreza y 2,3 millones ahora están en condiciones de vulnerabilidad e inseguridad alimentaria.

Bolívar Alvarado, coordinador Zonal 1 del Ministerio de Inclusión Económica y Social afirmó que la intención de la entidad es fortalecer y continuar con los procesos que ya están en camino. “Estamos empeñados en que los bonos en los que nosotros trabajamos, como el de Desarrollo Humano y bono de Crédito Productivo, no solo que continúe sino que se fortalezca”, indicó.

Según Alvarado, la política social del Gobierno apunta a “dejar de ser proteccionista o asistencialista”. Plantea que es necesario fomentar la creatividad y el emprendimiento como parte de la vida diaria de los ecuatorianos.

Con respecto a las denuncias de cobros indebidos de bonos, el Coordinador Zonal, reconoció que han existido fallas en el manejo adecuado de la distribución de los mismos. Tachó de “doble injusticia” el hecho de que en muchos casos los bonos se entreguen a alguien “que no merece” y que no lleguen a “quien merece” realmente.

Explicó que este tema no es una competencia del MIES, sino que está coordinado y controlado por el Registro Social, que es una función adscrita a la Presidencia de la República, y son ellos quienes desde Quito realizan el análisis, evaluación y calificación de quién debe recibir el bono.

Para Alvarado, esto “tiene que revertirse” y pasar a ser competencia del MIES, ya que son ellos quienes están en territorio y pueden identificar de mejor manera a las personas que deben recibir los bonos según sus necesidades.

El Coordinador afirmó que en realidad la pandemia ha empujado a más gente a la pobreza y extrema pobreza; en este sentido dijo que el Gobierno está empeñado en enfocar sus esfuerzos a la creación de un bono de desarrollo, como es el bono ‘Prospera’, propuesto por la Ministra Mae Montaño, cuyo objetivo no es solo social sino también económico.

“La pandemia empujó a la desocupación incluso a los emprendedores porque tuvieron que cerrar sus negocios, es a ellos a quienes se les va a dar un poco de prioridad porque ya tienen la experiencia y saben cómo generar un emprendimiento”, explicó. Se estima que el bono Prospera beneficiará a 400.000 familias.