El Mercado Amazonas tiene nuevos guardias

Ibarra. Con un radio de frecuencia y atento a todo lo que pase, Gustavo Puma coordina la labor de 22 guardias privados que desde casi una semana trabajan en diferentes sitios del Mercado Amazonas controlando que no existan robos, peleas, personas en estado de embriaguez y malos entendidos entre usuarios y vendedores, que a decir del supervisor del equipo, son los incidentes más comunes.

Servicio. Ellos trabajan en dos turnos, de 12 horas, con un grupo de 18 uniformados destinados para la mañana-tarde, (06:30 a 18:30) y otros cuatro afincados en la noche (18:30 a 06:30).

Puma indica que en estos días tuvieron un inconveniente con unos sujetos que quisieron entrar a robar un local comercial. “A ellos se los retuvo y se los aisló hasta que llegue personal de la Policía Nacional”.

Dotación. Cada uno de los guardias está provisto con los implementos permitidos por las autoridades de control, para este tipo de actividades.

En este caso son: un chaleco antibalas, un chaleco de peso, un intercomunicador y un tolete. Además andan correctamente identificados con el logo de la compañía Fenixcom .

La empresa cuenta con el ISO 9005 y tiene experiencia en el control de la seguridad de otros mercados como por ejemplo el Mayorísta de Latacunga, en otros establecimientos en Quito y también en hospitales.

Al número total de guardias también se incluye personal femenino. Ellas son las encargadas de atender casos en donde estén involucradas mujeres.

Sectores operativos. Nueve sitios son destinados para las respectivas rondas.

En primer lugar está el sector conocido como “de las columnas” que comprende la entrada por la avenida Pérez Guerrero y Eugenio Espejo. El segundo punto está localizado en el ingreso de la av. Fray Vacas Galindo y la Obispo Mosquera, también están el sector tres que comprende la parte conocida como mercado El Obrero, y continúan por el sector de calzados, la parte cerrada del Mercado, la zona de las comidas, el sitio de la ampliación, y las entradas de la Obispo Mosquera y Sánchez y Cifuentes.

Dos guardias trabajan por cada sector acompañados por un supervisor.

El grupo de la noche hace su ronda por las calles que rodean al mercado: las avenidas Fray Vacas Galindo, Pérez Guerrero, Eugenio Espejo y Obispo Mosquera.

Usuarios. Desde los visitantes del mercado y los comerciantes su presencia les ha generado un ambiente de seguridad puesto que estuvieron poco más de dos meses sin guardias privados y el sitio se volvió inseguro.

Inés Proaño, una de las personas que acude regularmente a comprar al mercado indica que “verles caminar por la zona” les da tranquilidad e insiste en la importancia de “avisar a los uniformados para que se coordine las emergencias”.

Marco Parreño, coordinador de Mercados, manifiesta que desde que están los guardias se han controlado por completo la seguridad ya que antes los agentes municipales no alcanzaban a cubrir toda el área.

Contrato. El costo del servicio de guardianía privada está cubierto en un 50% por los dueños de los puestos del mercado y la otra parte por la Alcaldía de Ibarra.

Juan Manuel Fuertes, coordinador general del Municipio, manifestó que por la naturaleza del servicio, el proceso que se aplicó (en este caso) es el de subasta inversa electrónica. “Aquel que ofrezca el menor costo termina siendo el adjudicado”, indicó.

Ellos vigilan en turnos de 12 horas, en dos jornadas, durante cuatro días seguidos y uno de descanso.
En el sector de las carnes del Mercado Amazonas los guardias de seguridad mantienen al tanto al supervisor (i) Gustavo Puma.