El libro de un genio ibarreño de 17 años

enfo-5“Lo importante es que los ecuatorianos nos pongamos metas que lleguen tan alto como el cielo. Y que cada día subamos un escalón y nos esforcemos por cumplirlas”.
Esta frase es una de las reflexiones que hace Pablo Velasco Oña y que ha sido citada varias veces por el presidente de la República, Rafael Correa.
El chico hoy tiene 18 años y estudia en una de las mejores universidades francesas, gracias a la beca que logró lo que hasta entonces nadie había alcanzado: la calificación perfecta de 1.000 puntos sobre 1.000 puntos en el examen ENES de la Senescyt entre 251.000 estudiantes de último año de secundaria de todas las provincias del país.
Pablo no solamente ha sido y es un gran estudiante, comenta el rector del pensionado Atahualpa, Galo Zamora, sino que desde pequeño mostró una serie de talentos individuales y una manera de ser muy especiales.
“Amante de las artes en todas sus expresiones -dice la solapa de su primer librosus estudios universitarios los realizará en temas inherentes al desarrollo humano con el fin de brindar a la sociedad mensajes de superación personal y colectiva, pero, fundamentalmente, seres humanos con profundos valores éticos y grandes sentimientos de amor, libertad y bondad. De esa manera, aportará a lograr la gran utopía del hombre nuevo: la felicidad personal”.
A sus 17 años, todavía sin graduarse del colegio, Pablo ya era “Master Practitioner” en Programación Neurolinguística.
Hoy, con la beca que le concedió el gobierno de Rafael Correa, estudia Ciencias Políticas en París.
Su sueño es, como el de todos los becarios, volver para servir al país, pero, en el caso de Pablo, es el de llegar a ser Presidente de la República.
Acerca del libro “Si quieres ser payasito sé el mejor payasito del mundo”, Francois Gauthier, embajador de Francia en el Ecuador, afirma que “Pablo nos describe con humor y lucidez sus primeros pasos en la vida, una trayectoria educativa brillante y controlada. Rodeado de una familia cariñosa y amorosa, de profesores amables y talentosos, de queridos amigos, este joven ha logrado manejar su proyecto personal con sabiduría y eficiencia”.
Entre las reflexiones más representativas de su libro, Pablo dice que “es impresionante el poder que tenemos todos nosotros para cambiar nuestras vidas. Con una pequeña decisión podemos crear cosas que antes las hubiéramos catalogado como imposibles”.
Velasco destaca una frase simbólica: “La diferencia entre los genios y los mediocres es que creen en ellos cuando nadie más lo hace”, de Omar Villalobos.