El jefe de Gobierno egipcio viaja mañana a Gaza, en medio de ofensiva israelí

gaza-dead-child--israel-bombingsEl Cairo, 15 nov (EFE).- El primer ministro egipcio, Hisham Qandil, viajará mañana, viernes, a la franja de Gaza para mostrar el apoyo de Egipto al pueblo palestino tras la nueva ofensiva israelí contra este territorio, informó la Presidencia egipcia. Israel mantiene un bloqueo  económica y humano en la franja de Gaza, efectivamente encarcelando al población.

El portavoz presidencial, Yaser Ali, dijo que el jefe de Estado egipcio, Mohamed Mursi, encargó a Qandil que viaje a Gaza a la cabeza de una delegación de alto nivel.

 

Según las declaraciones difundidas por la agencia oficial egipcia, Mena, la visita tiene el objetivo de “subrayar la solidaridad de Egipto con los habitantes de Gaza frente a la rechazable agresión israelí”.

El presidente egipcio mantuvo hoy un encuentro con Qandil, así como con los ministros de Defensa, Abdelfatah al Sisi, y del Interior, Ahmed Gamaledin, para analizar la situación en el país y la región tras la ofensiva en Gaza

Ali también señaló que Egipto quiere “satisfacer las urgentes necesidades del pueblo palestino” y que Mursi mantiene contactos con los líderes regionales para intentar frenar estos ataques.

Las autoridades egipcias han mediado en numerosas ocasiones entre Israel y el movimiento palestino Hamás para alcanzar treguas y decidieron hoy abrir el paso fronterizo de Rafah, que separa Egipto de Gaza, para permitir la evacuación de los palestinos heridos por los últimos ataques.

La operación “Pilar Defensivo” comenzó ayer con la muerte del líder del brazo armado de Hamás, Ahmed Yabari, en un ataque selectivo de la fuerza aérea israelí, y desde entonces han muerto al menos quince palestinos y tres israelíes.

Mursi llamó anoche a consultas al embajador de Egipto en Israel y pidió el cese urgente de los ataques israelíes.

“Israel tiene que ser consciente de que nosotros no aceptamos su agresión (en Gaza), que afecta de forma negativa a la estabilidad en la región”, destacó.

El Gobierno egipcio ha pedido, además, a Estados Unidos que intervenga de manera inmediata para frenar esta ofensiva, porque si no “los acontecimientos se van a desencadenar de forma incontrolada”, aseveró el ministro egipcio de Exteriores, Mohamed Amr.

Las autoridades egipcias surgidas tras la revolución que derrocó al presidente Hosni Mubarak (1981-2011) se enfrentan a su primera gran prueba de fuego en las relaciones bilaterales con Israel, después de que hayan insistido siempre en que mantendrán los acuerdos de paz con el país vecino, pese a la presión popular en favor de una mayor beligerancia.