El Inti Raymi

Una de las celebraciones más esperadas en las comunidades indígenas andinas, sin duda es la del Inti Raymi, y no podía ser de otra manera si consideramos a la fiesta del sol, como el evento festivo más importante del calendario agro-astral indígena. El Inti Raymi, es muchísimo más que una fiesta tradicional o “folclórica”; a más de ser una celebración comunitaria, es la mayor expresión sintética del runa andino, donde los rituales de purificación y baile, pueden convertirse en espacios para adquirir, niveles superiores de conciencia indígena y éxtasis espiritual.  El armay chishi o el baño ritual, es un momento en donde el ser humano se conecta con la naturaleza, con la pachamama; para obtener de ella renovación, fuerza y fortaleza, mediante el uso de agua, de sitios considerados sagrados; plantas como la ortiga, que son elementos catalíticos, que permiten al runa andino ingresar a ese espacio mágico y místico. Conocido también como el “Hatun Puncha” (el día mayor), el Inti Raymi es una fiesta astral directamente relacionada con el solsticio de junio y la época de las cosechas. Es una celebración al igual que el Kapak Raymi del tipo masculino.

Cabe recordar que en la conciencia pachasófica andina, la dualidad y la complementariedad reinan desde el macrocosmos hasta el microcosmos; de las cuatro fiestas anuales, dos son masculinas y se complementan con las celebraciones del tipo femeninas, como el Pawkar Raymi y el Kuya Raymi. Es importante señalar que según la creencia andina existen dos divinidades, Viracocha y Pachakamak, uno masculino y otra femenina, al contrario de lo que se afirma comúnmente, el sol no es un dios, es una deidad importante al igual que la pachamama o la killamama. Es importante hoy, asumir en su verdadera dimensión, toda esta heredad cultural, que no es solo de los pueblos indígenas, sino de todos los ecuatorianos, enhorabuena que varias instituciones educativas han tomado con la suficiente seriedad este tema, para socializar la simbología del Inti Raymi, más que todo con los pequeños, con los escolares. Disfrutemos y vivamos la cultura.

  Raúl Amaguaña Lema.
    raulamaguana@gmail.com