El Inti Raymi, un atractivo cultural y turístico que cautiva (video)

intyIbarra (Imbabura).- El Inti Raymi (Solsticio de Verano) es una fiesta que se ha convertido en una de las celebraciones más importantes para la nacionalidad Kichwa.

Es una de las festividades que sintetiza todo el sentir de la cosmovisión andina, la cual se descubre y despliega con todo su esplendor en la provincia de Imbabura.

Esta celebración de carácter sagrado, es el resultado de una serie de procesos de transformación y adaptación experimentados durante siglos para rendir culto a las deidades andinas, agradecer por las cosechas obtenidas y exaltar la fecundidad de la madre tierra.

Durante la época colonial, Garcilaso de la Vega, dejó por escrito detalles que nos explican el motivo, la importancia y significado de esta festividad andina: “Hacían esta fiesta al Sol en reconocimiento de tenerle y adorarle como sumo, sólo y universal dios, que con su luz y virtud criaba y sustentaba todas las cosas de la Tierra. Y en reconocimiento de que el sol era padre natural del primer Inca Manco Capac y de la Coya Mama Ocllo Huaco, enviados a la tierra para el beneficio universal de la gente”.

Debido a que esta conmemoración estaba llena de mucho simbolismo y solemnidad, el Inti Raymi se lo hacía en el lugar donde se encontraba el Inca, porque se le consideraba como hijo del sol y ello merecía una celebración especial.

Es probable que el primer Inti Raymi que se haya realizado en el territorio ecuatoriano, fuera organizado en honor al Inca Huayna Capac quien naciera en Tumibamba (actualmente Azuay) cuando su padre Túpac Inca Yupanqui se hallaba en su misión de conquista de nuevas tierras para el imperio.

En Ecuador, Imbabura es la provincia donde la celebración del Inti Raymi se intensifica, especialmente en los cantones de Otavalo, Cotacachi, Antonio Ante, Ibarra, Pimampiro y Urcuquí. En donde habita la nacionalidad Kichwa con los pueblos: Otavalo, Natabuela, Cayambi, Karanki e Imbaya.

El Inti Raymi inicia este 21 de junio con el Solsticio de Verano, el 22 se desarrolla el baño ritual de purificación en todas las cascadas, vertientes, ríos y lagunas, el 23 es el festejo en donde al ritmo de guitarras y más instrumentos andinos, grupos de danzantes visitan las viviendas de los miembros de la comunidad, con el afán de intercambiar la riqueza cultural, que tiene que ver con la Rama de Gallos, el Castillo, la Karana y finalmente se culmina el 26 de junio con la toma de la capilla de San Juan en el caso del cantón Otavalo.

Para conocer y vivir esta experiencia de turismo cultural, usted puede viajar desde Quito por la panamericana norte hacia Otavalo a 80 km y dos horas aproximadamente de viaje. Una vez en el “Valle del Amanecer”, usted puede movilizarse por una vía de excelente estado hasta Cotacachi que se encuentra a 20 minutos; Atuntaqui a 14 km también le espera y finalmente Ibarra a 10 minutos le da la bienvenida.