El Imbabura SC, sigue en la B

En medio del drama hubo felicidad y alegría. El equipo que lleva el nombre de la provincia de los lagos “El Imbabura SC” permanecerá en la serie B del fútbol profesional ecuatoriano y ello implica hacer varias lecturas que a la hora del análisis se deben tomar en cuenta.


En primer término se debe rescatar la actitud y el compromiso de la dirigencia que pese a la falta de apoyo decidido de quienes deberían entregar su cuota desde el sector público y privado, siguieron adelante confiando en que a las metas se llega en base a trabajo, esfuerzo, mística y decisión, no solo con actitud, sino y, principalmente, con recursos económicos. La afición por lo general siempre es triunfalista y se debe cambiar esa posición cómoda de ir a los estadios cuando nuestro equipo solo consigue triunfos y abandonarlo en época de “vacas flacas”.
Se debe felicitar al cuerpo técnico y a los deportistas que sabían de su responsabilidad en un partido clave frente a un duro rival como Liga de Portoviejo. Hay una cuota de juventud y experiencia que debe estabilizarse y no hacer cambios “a la loca” cuando el resultado no se da. En el fútbol los procesos son importantes. Imbabura se quedó en la B, pero hay que planificar bien su futuro.