El hincha entre el respeto y la irreverencia

pn2El hincha conoce la historia de su club y se enorgullece. El fanático vive el instante. El hincha tolera el mal momento del equipo. El fanático reacciona iracundo.

Distintos. Estas son dos de las diferencias entre el verdadero hincha del fútbol y el fanático. Hoy se cumplen ocho días del polémico partido entre Boca Junior y River Plate y las secuelas por ese fanatismo aún se sienten en el ámbito futbolístico.

En el ambiente. Incluso se afirma que la FIFA pretende aplicar un correctivo a la Confederación Sudamericana de Fútbol y quitarle la quinta plaza mundialista a Sudamérica de cara al Mundial de Rusia 2018.
Escala Nacional. En Ecuador el fanatismo de algunos hinchas ha alterado el orden del torneo ecuatoriano de fútbol. La muerte de un niño en el estadio de Barcelona en septiembre de 2007 y la muerte de hincha de Emelec en 2012, previo a un clásico de astillero son parte de los hechos registrados.

local. En el caso de Ibarra se han registrado varios episodios de pelea entre hinchadas. La más reciente fue el enfrentamiento entre los estudiantes del Teodoro Gómez y del Sánchez y Cifuentes en los intercolegiales de baloncesto y fútbol que se realizaron en este año.

VOZ OFICIAL. “Los hinchas y fanáticos llevan en su alma un sentimiento inexplicable.  En el caso de estos últimos son más problemáticos porque pierden la cordura”, explica Jairo Plazas metodólogo deportivo.

acción. Para el psicologo colombiano, la juventud actual, en su gran mayoría, es fiel seguidora de los colores de alguno de los equipos de fútbol nacional, se autocalifican como hinchas, pero de acuerdo a las actitudes violentas más que hinchas son fanáticos

Del hincha. “Hay una marcada diferencia entre hincha y fanáticos. El hincha se sienta al lado del seguidor de otro equipo. El fanático no tolera y agrede”, destaca Fredy Galeano, seguidor de Barcelona de Guayaquil, quien reconoce que sí existe fanatismo en los clubes del fútbol nacional.

Otros casos. En noviembre de 2013, el desaparecido club Pilahuin Tío, fue expulsado del torneo de ascenso  por una agresión a la terna de árbitros encabezados por Byron López y sus asistentes en el duelo ante el Delfín de Manta.

Espera. El tema que es un cuento de nunca acabar está latente. Hay que esperar que se tomen medidas para erradicar el fanatismo.