El gran legado del alcalde de “Los Natabuela”

zulema obandoEn días recientes entristeció el deceso de Segundo Teodoro Suárez Manrique, ocurrido tras el padecimiento de una afección cardíaca a sus 84 años. Este personaje representativo  buscó la unidad de su pueblo y la difusión de sus ricas manifestaciones y costumbres.

Fue conocido como “el colegial”, pero sobre todo, se distinguió por ostentar durante más de 45 años la denominación de alcalde de “Los Natabuela”. Su formación académica en el Instituto Daniel Reyes, le vinculó a la docencia por muchos años, factor que a mi juicio le permitió entender y vincularse a las organizaciones sociopolíticas, siendo consejero principal de alcaldes y gobernadores del pueblo Natabuela, conservando las formas tradicionales de organización frente a las múltiples categorías traídas por los españoles.

Es precisamente con la Conquista que se gestan estos nuevos códigos, como la devoción a los Santos y es  donde este líder logró amalgamar, siendo prioste mayor y coordinador de las fiestas religiosas como  Pase del Niño, Semana Santa, Corpus Cristi, San Juan, San Pedro y San Pablo, día de Difuntos, el despojo del Velo a la Virgen de Dolores, etc., consolidando así una mayor participación de la comunidad, además de las mingas para el adecentamiento de calles, cosechas, construcción de casas y prácticas medicinales, entre otras. En este contexto, otro factor esencial fue la transmisión del traje típico, legado encomendado a sus tres hijas, ocho nietos y 20 bisnietos para que no desaparezca. Si bien, el idioma Kichwa a lo largo de 70 años de historia se ha ido perdiendo, su peculiar atuendo predomina por el mundo y se diferencia del resto de comunidades de la provincia; debemos su prevalencia a personajes como este, así que no fue extraño verle durante las mencionadas galas en blanquísimos y elegantes pantalones hasta los tobillos, camisa de anchas mangas, poncho de vivos colores y sombrero de gigantesca y arremangada falda, característica propia de los Natabuela, que en las mujeres se acentúa por la creatividad de los bordados con detalles de flores multicolores. Con todas estas distinciones bien ganadas, que su herencia prevalezca intacta en el tiempo y continúe en estos diversos espacios, por quienes lo preceden. ¡Paz en su Tumba!.

 

Zulema Obando
crisjuli@hotmail.es