El GPI interviene en sectores afectados

BARRA. En medio de serias dificultades, la Prefectura se encarga de la limpieza de derrumbes en los caminos que utilizan las comunidades para su movilización. Los problemas más serios aparecen en Pimampiro y Urcuquí.

trabajo. Imbabura, otra vez sufre los efectos negativos de la naturaleza. La destrucción de las carreteras en los sectores rurales es la principal consecuencia de las continuas lluvias, registradas en los últimos días. Pimampiro, Urcuquí y la zona de Intag de Cotacachi son los más afectados. Es allí, en donde el Gobierno Provincial concentra su equipo caminero para ayudar en la rehabilitación de los pasos.  
En medio de esta situación, la Prefectura dispuso la intervención urgente de la maquinaria en los cantones que soportan mayores afectaciones en sus caminos. El objetivo es evitar accidentes y el aislamiento de las comunidades.