El glamping, un campamento lleno de glamour

Ibarra. Es como camping tradicional pero con las comodidades de un hotel cuatro estrellas.

A cinco minutos de Ibarra se montó el primer glamping del Ecuador. Se trata de una nueva tendencia de turismo para parejas o para una familia corta.

Son nada más y nada menos que domos que se transforman en habitaciones que están en armonía con la naturaleza.

Fabricio Proaño es el mentalizador de este proyecto que lo denominó Putsuku, que significa en lengua kichwa: ‘burbuja al cielo’.

Transformación. Junto a la cafetería La Glorieta, al sur de Ibarra nació el proyecto que durará aproximadamente entre cuatro y cinco años. “En el 2010 tenía en mente realizarlo este proyecto. Inicié con el diseño en el patio de mi casa, pero en el país no fabrican, así que envié a una empresa en China quien acogió mi pedido y se hizo realidad el glamping, que es campamento con glamour”, dice Fabricio de 45 años de edad, quien puso alma, corazón y vida a esta nueva forma de hospedarse.

Ese sitio que tiene un poco más de 10 metros por ocho de ancho aún no se inaugura, pues su creador asegura que desde mañana empezará la promoción del alquiler de esta ‘burbuja al cielo’ que cuenta con dos habitaciones independientes y una pequeña sala de star. La base del piso es de metal con ripio. La superficie al interior del ‘glamping’ está cubierta de estera. “El material es de plástico especial tipo lona, no de carpa y es vulcanizado. Lo mágico está cuando llega la noche”, dijo.

La parte superior de la burbuja está descubierta en la cual se puede ver en verano la luna y las estrellas y en invierno hay la sensación que las gotas caen en el rostro.

Su funcionamiento. La burbuja está diseñada para la noche y funciona en base a un rotor que hace que capte el aire y lo infla. “Es una cápsula que cuando se abre un compartimento hay que cerrar el otro. El lugar está a 2 400 msnm y la temperatura en la noche es de 11 grados promedio. Sin embargo hay un calefactor. Además tenemos iluminación interna pero baja”, dijo.

En Suiza apareció el glamping y se extendió a Sudamérica. Hay en Colombia, Argentina y ahora en Ecuador.

Complemento. Acampar una noche en medio de la naturaleza y a la luz de la luna o de las estrellas va más allá. En el exterior del Putsuku también se puede cenar al aire libre y escuchar música relajada. Por la mañana hay la opción de recorrer ese lugar en bicicleta, pero para quienes no la usan hay un cuadrón para hacer senderismo.

Cuando cae el sol las pequeñas luces artificiales se encienden dentro y fuera del Putsuku. Es una combinación entre el glamour y camping
Fabricio Proaño es quien da el mantenimiento al lugar. Diariamente hace una limpieza al lugar.