El Gaula y la Unase rescataron a Villarreal

gaulaRUMICHACA.  El tulcaneño Gustavo Villarreal (54 años) fue liberado el pasado sábado por el grupo Especializado Antisecuestros de Colombia Gaula, en el sector Mundo Nuevo, a nueve horas del centro poblado del fronterizo municipio de Cumbal.

Coordinación. Ayer, a las 7:20 fue entregado a la Policía ecuatoriana en el puente de Rumichaca, utilizando la figura jurídica binacional de repatriación.Tras descender de una camioneta de color negro doble cabina el connacional emocionado dijo sentirse feliz en el país y desconocer el lugar donde estuvo en cautiverio. El comandante del II Distrito de Policía de Ipiales, Jimmy Luna señaló que durante el operativo de rescate se realizó un enfrentamiento con los delincuentes, logrando salvaguardar la integridad del ecuatoriano.

Indagación. El oficial anunció que las primeras investigaciones señalan que los responsables del plagio pertenecen a una banda de delincuentes comunes que intentó vender a Villarreal a los grupos alzados en armas que operan en Nariño.

Rescate. Villarreal llegó a territorio ecuatoriano barbado, luciendo una gorra de la Policía de Colombia, una chompa azul y botas de caucho. Agradeció al GAULA de Colombia y a la UNASE de Ecuador.
Una fuente policial colombiana reveló que el operativo estuvo liderado por la Policía de las Américas o también conocida como  Americol, que recopila información policial de varios países en este caso de Ecuador y Colombia y cuenta con el asesoramiento de los Estados Unidos.
El intercambio de comunicaciones policiales sobre delitos transnacionales ha permitido la resolución de importantes casos, agregó el uniformado que pidió reserva sobre su nombre.
Incluso indicó que desde esta instancia salen las circulares rojas y verdes hacia la Interpol de prófugos de la justicia o personas que son buscadas en diferentes países.
Mientras que en Carchi y Nariño funciona la Comisión Binacional de Frontera (Combifron), es decir la Policía Judicial de Carchi y Sijín de Nariño, articulan acciones para reducir la delincuencia en frontera, como lo manifestó Edgar López, jefe provincial de la Policía Judicial.