El fuego acabó con los enseres

El incendio que ocurrió ayer en la mañana en la casa de Alfonso Pineda ubicada en la comunidad de Hatun Rumy Alto de la parroquia de San Roque del cantón Antonio Ante, acabó con todos los enseres de la cocina y reservas de alimentos que guardaban.   
Ayer le tocó preparar el desayuno a Alfonso Pineda de 55 años, quien para prodigarse el sustento diario cultiva la tierra y a la crianza de animales. Zoila Ramírez, la esposa de Alfonso, antes que el sol despunte viajó  hacia Ibarra, al mercado a vender habas que cosecharon el lunes. Entonces el jefe del hogar tenía que cocinarse su  desayuno. Así estaba planeado, luego de ayudar a su esposa a que viaje, envió a sus hijos de 16 y 13 años al colegio.
Una vez cumplidas estas tareas, encendió la leña en el  fogón y colocó una olla con agua para que hierva y sirva para prepararse un café.
 Mientras se calentaba el agua, fue a dejar las reses en el potrero para que se alimenten.
El sitio donde comen los animales está alejado de la vivienda por lo que se demoró en volver.
Grande fue la sorpresa  para Alfonso Pineda, cuando al llegar a la casa las lenguas de fuego salían por el tejado donde estaba la cocina.
Los vecinos no pudieron ver qué la casa que fue construida hace 16 años con paredes de tierra, techo de madera y tejas se quemaba debido a que está en medio de sembríos de maíz que por el tamaño alto impide la visibilidad.
 FUEGO DESTRUCTOR
De inmediato pidió ayuda a sus familiares que viven cerca y con baldes de agua intentaron controlar el fuego que prácticamente quemó los enseres como la cocina, platos, ollas, tasas, cucharas, ollas, entre otros. El fuego también acabó con las reservas de alimentos como maíz, granos, harinas que guardaban.
El incendio que surgió debido a que el fuego del fogón se expandió por el cuarto destruyó el techo. Una parte de la casa quedó inservible.

SOLIDARIDAD
 La familia Pineda Ramírez, requiere de la ayuda solidaria de la comunidad.
Ellos necesitan materiales para reconstruir la vivienda y los enseres de la cocina.
Si alguien desea colaborar con los damnificados puede dejar sus donaciones en las oficinas del Gobierno Parroquial de San Roque para que se encarguen de entregar a los afectados.