El festival del Piropo

Con ocasión de los 484 años de fundación de Quito, se llevó a cabo el XIV Festival del Piropo, entre alumnos de doce establecimientos, quienes dejando la moderna tecnología, le apostaron al galanteo mediante versos y bailes típicos como el pasacalle.

El evento se realizó en el Salón de la Ciudad del Centro Histórico, espacio que estuvo totalmente copado por las diversas delegaciones, quienes se lucieron en el escenario, decorado con un mural de San Francisco y el Panecillo, íconos históricos de Quito.

Se manifestó la elegancia de las chichas y chicos quienes lucieron vestidos con trajes propios de la época colonial, amplias sombrillas dieron paso a las coplas y versos, rememorando la edad dorada de los piropos quiteños, los estudiantes representaron las tradiciones y leyendas de la ciudad. “Morir en tus labios”, “El chullita enamorado”, “Versos de inspiración”, “Aun cuando de ti me ausento”, “Podría pintarte en el cielo”, “Señora bonita”, “Sus ojos son dos luceros”, se titularon algunos de los piropos que se declamaron.

El festival lo promueve todos los años el “Rey del Piropo”, Efraín Cepeda de 90 años, a fin de motivar a las nuevas generaciones a vivenciar las tradiciones de la capital, siendo estos, mensajes con armonía y musicalidad, tradición que nació en los barrios La Tola, San Roque y San Marcos. Fue el típico guambra de barrio, que salía con la jorga a galantear con respeto a las chicas.