El excelso trabajo del maestro

El maestro y la maestra son dadores de vida. Sí, porque con la enseñanza, con el ejemplo, con el conocimiento que imparten a sus alumnos en las aulas, dan un poder intelectual que permite a su vez enfrentar el presente y futuro con mayores garantías.Con la ignorancia, la pobreza, la desunión y las distintas maneras que existen para tener al pueblo sojuzgado e inerte, no se permiten que sea parte de las alternativas de desarrollo a través de un modelo adecuada desde el punto de vista político, social y económico. En este día, presentamos nuestro reverente saludo a quienes como buenos ciudadanos son, sin equivocación, buenos maestros, buenos apóstoles del saber y excelentes conductores de la vida de sus alumnos. Cierto es que han existido crisis en el magisterio y es cierto también que la politización hizo mucho daño a la clase y sobre todo a su unidad. Hoy existen otros enemigos a los que deben enfrentar los maestros y maestras, son los criterios equivocados que no valoran esa profesión, aquellos conceptos que no les brindan garantías y libertades. En este 13 de abril, día de homenaje a quienes forman integralmente al ser humano, saludamos a quienes siguen el ejemplo de grandes y buenos ciudadanos, convertidos, con seguridad, en excelentes maestros.