El estrés de fin de año

enrique aguilarEl estrés no solo es andar de prisa, esquivar los atracones de tránsito, comer con ansiedad o sentirse agobiado ante las dificultades de la vida.
Es mas bien una reacción fisiológica del organismo ante un sinnúmero de estímulos que no puede procesar, por lo que tiene que recurrir en una primera fase a secretar adrenalina, en una segunda fase, corticoides de la corteza suprarrenal y en una tercera fase puede ya producirse daño sobre algún órgano o sistema del ser humano.


En estos días de Navidad y Año Nuevo, se incrementan las formas de respuesta al estrés que producen las compras, el trasladase de una ciudad a otra, el participar de homenajes y festivales diversos, etc.
Esas respuestas suelen caracterizarse por un gran dosis de ansiedad, con insomnio, sensación de que el tiempo no alcanza para nada o a veces franca depresión, cuyos síntomas principales son las crisis de llanto, la baja del estado de ánimo y la sensación de que no se disfruta en estas fiestas en donde se supone que todo el mundo debe disfrutar.
Por eso, organizarse para enfrentar una época difícil es la primera medida a adoptar, establecer un calendario de compras y viajes es otra medida práctica.
No dejar de lado el aspecto espiritual que tiene esta celebración y la venida del nuevo año nos devolverá la calma y nos traerá el aporte de tranquilidad que necesitamos para afrontar el estrés de los días más agradables del año, de los cuales realmente debemos disfrutar y no estresarnos. ¡Feliz Navidad para todos!

 

Enrique Aguilar
neaguilarz@hotmail.com