El Estado le debe 2400 dólares a la atleta Karla Jaramillo

Ibarra. El objetivo de Karla Jaramillo, marchista imbabureña, está claro. La deportista busca ratificar su tiempo que le lleven a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y para cumplir con esa meta trabaja contrarreloj bajo la observación de su entrenador Giovan Delga-do. La atleta está a un paso de lograr ese sueño.

Sin embargo no todo es color de rosa en su preparación. En una entrevista anterior su entrenador dijo que Karla Jaramillo no ha recibido dos meses la mensualidad por parte de la Secretaría del Deporte, co-mo parte de la beca del Plan de Alto Rendimiento.

Reacciones. Tanto Giovan Delgado como Karla Jaramillo, esperan que el dinero que le adeuda la Secretaría del Deporte se haga efectivo.

“Esperamos se concrete el dinero que le estaban dando mensualmente. Queda pendiente de dos meses del año anterior que no le han depositado a la deportista. Esperemos que en estos meses se puedan igualar para que la atleta compre vitaminas, calzado y cubrir gastos de gimnasio y necesidades básicas para un entrenamiento de alto rendimiento. Hacemos todo lo posible para que la deportistas llegue en las mejores condiciones”, dijo el entrenador.

Frethman Gomezjurado, presidente de la Federación Deportiva de Imbabura, se pronunció sobre este tema. “Es preocupante que no les transfieran los fondos a los deportistas de alto rendimiento. De todas formas haremos la gestión y presionar para que lleguen los recursos”, dijo.

Delegación incompleta. Por lo general los deportistas de Alto Rendimiento cuentan con un equipo multidisciplinario.

Es decir desde fisioterapista hasta psicólogo. En el caso de Karla su equipo está incompleto. Según el técnico el médico deportólogo que hasta el año anterior le atendía a la seleccionada dejó de visitarla y chequearla. También anunció que no cuentan con un psicólogo y la planificación con un nutricionista no es permanente.

Calendario intenso. El cronograma de competencias para Karla Jaramillo no es nada fácil en los próximos cinco meses. De acuerdo al calendario la marchista tiene pruebas cada mes. “Se viene un año olímpico fuerte. Las competencias son seguidas. Debemos ser muy estratégicos. Iniciamos con el campeonato nacional de marcha”, dijo Delgado.

Luego de esa carrera se viene la Copa Sudamericana de Atletismo en donde buscará puntos para clasificar al Mundial de Bielorrusia. Posteriormente en mayo se cumplirá el mundial y deberá asistir a un campamento en Portugal en el Viejo Continente. La agenda no para allí. En A Coruña, España se celebrará la Copa de Atletismo y será la primera semana de junio. La fase de preparación competitiva se sellará con una estancia de 15 días en Japón. Según Delgado, allí se realizará un reconocimiento y adaptación.