El erario nacional sin dinero

El Ministerio de Finanzas anunció la emisión de bonos de deuda interna por la suma de 1.936 millones de dólares. Todavía no se conocen las tasas de interés que rendirán esos bonos; sus plazos serán de 20 años.

Se trata de una operación “roll over”, misma que servirá para alargar los plazos de otras emisiones que estarían venciendo. Ya se ha instruido a las bolsas de valores de Quito y Guayaquil para que procedan con las negociaciones. Este tipo de operaciones son comunes en los mercados y sirven para “renovar” deuda, sin pagarla.

Parte del dinero –según Finanzas- serviría para honrar bonos cuyo tenedor es el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS).

Si bien las autoridades han manifestado que no habrá expansión del stock de deuda, Finanzas afirmó que una parte del dinero servirá para financiar programas de inversión en el año 2020.

Sea cual sea la realidad, los ecuatorianos miramos con preocupación el estado de las finanzas públicas. El Gobierno no consiguió eliminar el subsidio a los combustibles, medida que habría aliviado al erario nacional en unos 1.400 millones anuales.

Desde entonces el Ejecutivo ha padecido tratando de convencer a la Legislatura respecto de aprobar sus leyes tendientes a la búsqueda de nuevos ingresos. La respuesta de los asambleístas ha sido todo lo política que puede ser: negar lo que les afecte en las urnas.