México.- El centrocampista ecuatoriano Renato Ibarra, de las Águilas del América del fútbol mexicano, fue trasladado este sábado al reclusorio norte de la Ciudad de México, acusado de violencia familiar tras haber golpeado a su esposa, que está embarazada.

Ibarra, integrante de la selección de su país y clave en la alineación del América, salió esposado este sábado de un Ministerio Público rumbo al Reclusorio, custodiado por agentes que lo metieron en la camioneta.

Según informaciones de la Secretaría de Seguridad Pública, este viernes la esposa de Ibarra, Lucely Chalá, y la hermana de ésta denunciaron al futbolista por agresión y este sábado se negaron a llegar a un acuerdo, lo cual llevó a las autoridades a trasladar al futbolista al reclusorio, acusado de violencia familiar y lesiones.

La esposa del deportista fue llevada este viernes a un hospital para descartar un aborto, después de lo cual el América se deslindó de las agresiones del volante y en un comunicado dijo reprobar cualquier conducta violenta, física o verbal, y reiteró su compromiso para erradicar cualquier tipo de violencia de género.

La agresión de Ibarra a su esposa coincide con un momento de violencia contra las mujeres en México, que será la causa de una manifestación este domingo en las principales avenidas de la capital y de un paro el lunes como reclamo por los abusos.

Ibarra ha estado inactivo con el América consecuencia de una lesión en el aductor de la pierna derecha, lo cual le ha impedido ratificarse como pieza clave del ataque de las Águilas, después de haber sido un fijo en la alineación del entrenador Miguel Herrera en el pasado torneo Apertura 2019.

El centrocampista jugó con Ecuador el Mundial Brasil 2014 y antes de la lesión, a sus 29 años pasaba por un buen momento de su carrera como profesional.