El dolor por muerte de Jessica se siente

Cayambe. Lo único que José Manuel Cabascango pide, es que el crimen de su hija Jessica no quede en la impunidad.

Hoy se realizará el sepelio de la joven de 22 años, que fue asesinada a pocos metros de su casa. El hecho ocurrió, según el progenitor la noche del miércoles, en la comunidad de San Juan Loma, parroquia Tupigachi

Diligencias. Al momento Policía de Cayambe y Pedro Moncayo junto con el equipo técnico de la Dinased se encuentra investigando el caso. Roberto Enríquez, jefe del Distrito Cayambe-Pedro Moncayo, aseguró que el cuerpo no presentaba huellas de haber sido victimado con armas de fuego o blancas.

Pistas. Aunque no tenía heridas, lo que si presentaba el cuerpo eran señas de maltrato en el abdomen y marcas en el cuello. Esto hace pensar que fue golpeada y estrangulada. De todas formas las investigaciones esclarecerán el caso.

De la familia. “No sabemos quién fue. Mi hija está en casa cuando recibió una llamada que saliera. Ella era mi cuarta hija de los siete que tengo. La Policía está investigando el caso”, explicó el progenitor.

Hasta el velorio que se realizó en la humilde vivienda en San Juan, llegaron amigos y estudiantes de la escuela ‘Niño Manuel’, donde ella se educó.

“Era una niña muy tranquila, tengo buenos recuerdos pues era muy a-plicada”, expresó Ermelinda Quilumbaquí, una de sus profesoras.