El Dique, chorro de agua que se encuentra en el olvido

San Antonio. A 10 minutos de Ibarra, en el lado occidental de la quebrada San Antonio, se encuentra un chorro de agua natural, al que denominaron “El Dique”.

Este es uno de los atractivos más conocidos por la gente de San Antonio.

Adultos mayores coinciden en que en el lugar, en décadas pasadas y por celebración del Inti Raymi, se realizaban los baños rituales, los cuales se realizan para recoger energías de la naturaleza y poder resistir los días de baile del Inti Raymi.

Moradores de la parroquia recuerdan a El Dique, como un lugar de turístico, debido a que han compartido momentos muy agradables en compañía de sus amigos y familiares.

Alfonso Villota, oriundo de San Antonio, menciona que en el chorro de agua, de forma natural se había formado un vado, en el cual las personas la utilizaban como piscina, y servía como centro de distracción para niños, jóvenes y adultos.

“Yo tengo 70 años y recuerdo que con mis amigos, cuando éramos niños íbamos al dique a bañarnos, lo veíamos como un balneario, ahí aprendieron a nadar varias personas de la parroquia”, acotó.

Lavandería. En años anteriores, aquellas personas que no contaban con el servicio de agua potable, o aquellas amas de casa que se ganaban el sustento diario lavando ropa iban cargados los bultos hasta la quebrada del dique.

Lo hacían desde muy tempranas horas de la mañana. Secaban sus prendas en las chilcas o matorrales, y luego regresaban a sus casas. Ahora es poca la gente que lo sigue haciendo.

Anteriormente no era sorpresa toparse con alguna persona bañándose en el lugar, tanto en el día como en la noche, ya que comentan que sus aguas son saludables. Personas de la tercera edad dicen que gracias al chorro gozan de buena salud. Turistas llegaban a la vertiente a llevarse grandes pondos de agua hacías sus casas.

Deterioro. Con el pasar de los años las cosas cambiaron. Las crecientes acabaron con los pequeños vados que se formaban en el lugar y la idea que tenían de convertirlo en un balneario turístico, se perdió.

Administraciones anteriores construyeron una especie de piscina de cemento y un parque infantil, que ahora se encuentran en malas condiciones.

Ciudadanos comentan que el dinero para las adecuaciones no lo supieron usar bien y lo único que esperan es que se de mantenimiento al lugar ya que es un sitio natural que merece cuidado.