El dinero de los depositantes

carlos-davilaEl sistema financiero de un país o la banca -no importa el nombre- es vehículo vital para la gestión de la economía. Sin ese  intermediario   no habría el conjunto de  transacciones  necesarias para que las personas, familias,  empresas y  gobiernos funcionen adecuadamente.
En cualquier sociedad hay agentes económicos con excedentes de dinero. Y también, otros agentes con requerimientos de efectivo. Allí la banca  cumple su labor de intermediación financiera: captar los dineros no utilizados por unos para  prestarlos a otros.

Los ahorros de las personas y de las empresas generalmente confluyen en  sus mejores usos, dependiendo del grado de riesgo que el depositante quiere correr. Igualmente, cada entidad  bancaria se especializa en sus segmentos: banca masiva, corporativa, automotriz, personal, orientada a la producción, etc. Es el ámbito del mercado financiero.
Pero el ahorro es propiedad de cada persona y se  canaliza hacia la utilización según su  preferencia, no necesariamente coincidente con aquella que el Estado considere  provechosa.
Ahí hay un punto de toque con el Código Monetario que se tramita en la Asamblea.  Porque  el propósito del depositante no es precisamente que con sus recursos se haga política pública, sino que la banca  salvaguarde su dinero, y que la custodia y buen uso de su dinero se garantice con estrictas y claras  regulaciones estatales.
Quienes distribuyen el crédito son los bancos pero no los políticos. Quienes definen los perfiles de riesgo son los depositantes pero no el Gobierno.  La política pública, aquella que busca el bien común, se hace con dineros públicos, dineros que siendo del presupuesto nacional pertenecen a toda la población.
Hablando claro, el dinero de los depositantes no es dinero público y, por tanto, no podría haber un eventual  manejo de la liquidez privada para propósitos fiscales. Tampoco convendría tratar de dirigir centralizadamente el crédito hacia sectores  determinados. El Código  requiere de un mayor debate.

Carlos Dávila Holguín
econdavila51@hotmail.com