El diálogo encontró soluciones

portadilla-otavaloAyer, luego de una esperada reunión en la dirección de Participación Ciudadana del Gobierno Autónomo Descentralizado de Otavalo (GADMO), se logró apagar el posible conflicto que se iba a suscitar por el uso del estadio “El Campín” ubicado en el tradicional barrio Monserrate.
Mientras los dirigentes discutían con la autoridad municipal, afuera de la oficina y en los pasillos unas cincuenta personas que apoyaban al dirigente del Pawkar Raymi, cada cierto tiempo lanzaban gritos, diciendo que no van a pagar ni un centavo por la ocupación del estadio, en respuesta a lo que el presidente del barrio, Juan Saransig que dijo que facilitarán el uso de la cancha si pagan 300 dólares de arriendo y mil dólares de garantía. Mujeres indígenas que estaban en el lugar insistían que una vez terminada la reunión bajarán al estadio para posesionarse “porque eso es nuestro y no solo de los mestizos”. Incluso, cuando llegaron otras personas que respaldaban a la dirigencia barrial, empezaron discusiones y utilización de fuertes términos que amenazaban con enfrentamientos. Felizmente los dimes y diretes no pasaron a mayores.

DOS VERSIONES
En la solución de este problema intervinieron el concejal José Quimbo y el director de Participación Ciudadana, Rómulo Encalada, por lo que se da por descontado que el Pawkar Raymi en este sector importante de Otavalo, previsto para fines de enero, se realizará como estaba previsto.
En principio el dirigente del Pawkar Raymi, Miguel Yacelga, en una entrevista con EL NORTE, dijo que se les quiere cobrar “ilegalmente” un arriendo y una garantía de mil dólares para la utilización del estadio de Monserrate, lo que generó la inconformidad de los comuneros que reclamaban que “el estadio es de todos”.
Del otro lado, el presidente del barrio Monserrate, Juan Saransing, quien mostró su molestia por los criterios del dirigente Yacelga, presentó cheques originales que nunca se hicieron efectivos porque no tenían fondos y que el año anterior servían para mantener el compromiso de que la estructura deportiva se mantenga en buen estado “situación que igualmente no se dio porque la cancha, principalmente, sufrió daños que no fueron reparados”, dijo.
Además, Saransig, presentó fotografías del estado de la cancha luego del Pawkar Raymi 2015. “Es evidente el daño que hicieron a la cancha y eso debe ser asumido con responsabilidad por quienes la dejaron en ese malestado. En calidad de dirigente del barrio yo estoy obligado a precautelar los bienes que nos pertenecen a todos y por eso, en base a lo que sucedió exigíamos la garantía que sería devuelta luego que recibamos la cancha en el estado que se les presta”, indicó.

SOLUCIÓN
En base al diálogo entre dirigentes del barrio Monserrate, Monserrate centro y Monserrate alto, se llegó a la conclusión que no se pagará arriendo ni garantías económicas, pero sí que se abone 300 dólares para la adquisición de tubos-poste por parte del comité organizador del Pawkar Raymi y que una diferencia de 106 dólares lo cubrirá la dirigencia del barrio Monserrate que lo preside Juan Saransig.