El dar y el recibir

El dar y el recibir, se considera una de las principales leyes del Universo, porque el Cosmos opera por medio de un intercambio dinámico, el ser humano, como ser que compone este Universo se encuentra en capacidad de dar y recibir con la intención de hacer felices a los demás, la intención debe ser la de crear felicidad para quien da y para quien recibe, siendo ésta una virtud que sustenta la vida y por lo tanto genera abundancia.

La época navideña, es la más propicia para regalar abundantes detalles a la familia, a los hijos, a los padres, a los parientes y amigos, muchas veces alejados de la parte espiritual, se hace prevalecer solamente lo material y por supuesto que a los más chicos de la familia, estos obsequios siempre provocarán felicidad.

Sin embargo el dar y el recibir primordialmente tiene que ver con dar afecto, aprecio, cariño, amor, siendo la verdadera naturaleza del ser humano, cuanto más se da, más se estará recibiendo.

Prodigar de vestido, comida o refugio a quien no tiene, es un acto generoso de humanidad que será colmado de abundancia.

Desear felicidad, alegría y bienestar en estas fechas próximas a recibir el año nuevo es dar en abundancia y recibir el doble.

Cuanto más se da, más se recibe, porque se está manteniendo la abundancia del Universo, en realidad todo lo que tiene valor en la vida, se multiplica únicamente cuando es dado de corazón, sin esperar recompensa.