El cuerpo, el templo de las formas