El Covid-19 provocó que el número de donantes de sangre disminuya

Preocupación es lo que sienten en el Centro de Recolecta de Sangre de la Cruz Roja Ecuatoriana Junta Provincial de Imbabura. Desde hace cinco meses que, el país y el mundo entraron en emergencia sanitaria debido a la presencia del Covid-19, el número de pintas recolectadas mensualmente bajó entre un 70 y 80 %, según Magdalena Vega, responsable de esa área.

Magdalena Vega, quien está al frente del Centro de Recolecta de Sangre de la Cruz Roja Ecuatoriana Junta Provincial de Imbabura, mencionó que, antes de que el mundo de un giro de 180 grados por motivos de la pandemia, en la provincia se recolectaban alrededor de 400 pintas de sangre por mes.

Sin embargo, durante los últimos cinco meses las metas mensuales han bajado considerablemente. Abril, según Vega, fue el mes más crítico. “Por ejemplo, en julio recolectamos 150 pintas, un número que está lejos de nuestra meta mensual”, mencionó la funcionaria de Cruz Roja.

Vega también explicó que existe más de un factor para que el número de pintas recolectadas haya bajado de forma tan abrupta. En abril pasado, el bajón más preocupante se dio debido al aislamiento social adoptado por el Gobierno Nacional a través del Comité de Operaciones de Emergencia (COE).

Otro factor que ha provocado la disminución de la donación, según Vega, es el miedo que tienen muchos ciudadanos de contagiarse con este virus.

Por este motivo, desde la Cruz Roja Ecuatoriana Junta Provincial de Imbabura, hacen el llamado para que los ciudadanos se acerquen a la Junta Provincial o, a su vez, a uno de los puntos de recolecta ubicados en varios espacios del centro de la ciudad.

“Contamos y realizamos todos los protocolos de bioseguridad para que no exista ningún riesgo durante el proceso de la donación de sangre”, mencionó Magdalena Vega.

Cada seis meses, desde hace dos años, don Jaime Chugá, un ibarreño de 56 años de edad, llega al Centro de Recolecta de Sangre de la Cruz Roja Junta Provincial de Imbabura, para donar parte de su líquido vital.

“Un examen médico determinó que tengo la sangre muy espesa y donarla cada seis meses hace que yo no tenga complicaciones en mi salud y pueda estar tranquilo. Además, todos sabemos que donar sangre ayuda, en cualquier momento, a salvar una o varias vidas. Por ese motivo, mi recomendación es que, quien pueda donar, lo haga sin ningún problema, ya que también se va a sentir bien consigo mismos”, sentenció don Jaime Chugá.

Por otro lado, Erika Chalá, una joven de 24 años de edad, quien años atrás fue sometida a una delicada operación y necesito de una donación de sangre, mencionó: “Es importante donar sangre, ya que uno no sabe cuándo puede necesitar una transfusión del líquido vital. Por ese motivo, es importante la donación”.

En una entrevista anterior con Diario EL NORTE, Álvaro Guerra, presidente de la Cruz Roja Ecuatoriana Junta Provincial de Imbabura, explicó que en cuanto a la recolecta de sangre se refiere, la labor de la institución sin fines de lucro es clave, debido a que aporta con el 70% de pintas de sangre que se necesita en el país y que son destinadas a instituciones como hospitales, clínicas y consultorios médicos que los requieran.