Quito. A menos de un año para las elecciones presidenciales, la economía ecuatoriana parece haber entrado en barrena y se ve lastrada por las consecuencia de un coronavirus que merma sus exportaciones y ha tirado abajo el precio del petróleo, su principal industria.

La situación reconoció este martes, 10 de marzo, el presidente Lenín Moreno, es “bastante difícil”, y no es que Ecuador necesitara del coronavirus para darse cuenta de que la caja pública se va quedando vacía y que se requieren medidas urgentes.

Los ingresos del Estado ya eran limitados en 2019, el déficit creciente y la imposibilidad de imponer recortes al subsidio de las gasolinas tras las violentas protestas de octubre mostraron el talón de Aquiles de un país que ya no es que no acaba de levantar cabeza, sino que más bien se hunde poco a poco.

Ya entonces se tenía en cuenta que la deuda adquirida empezaría a ser asfixiante en 2022, cuando el Estado tenga que comenzar a devolver 17.375 millones de dólares por vencimiento de bonos que emitió desde 2014.

Se trata de una suma a devolver hasta 2030 pero que le será difícil de conseguir mediante la emisión de nueva deuda porque la confianza en la economía ecuatoriana se diluye frente a la falta de un horizonte de crecimiento.

Hace menos de un mes Moodys rebajó la calificación de Ecuador consciente de que las reformas que le exigen al país los organismos internacionales -que en 2019 le concedieron una línea de crédito por más de 10.400 millones de dólares- no van a ser cumplidas, mucho menos en un año electoral.

A ello se ha sumado el “efecto coronavirus”, con severos impactos en las exportaciones de productos premium -como el camarón o el banano- a países cruciales para Ecuador.

“Este tipo de epidemias no traen únicamente consecuencias en la salud de los ciudadanos, traen consecuencias económicas principalmente cuando se origina en un país con el cual hemos tenido un intercambio comercial tan fluido de importaciones y exportaciones como lo es China”, explicó Moreno este martes en un encuentro con organizaciones y grupos sociales a los que quiso explicar la situación y pedir su apoyo para un paquete de reformas.

En 2019, el sector camaronero generó 3.890 millones de dólares en exportaciones, de los que el 54 por ciento tuvieron a China como destino, y otro 9 por ciento a Francia e Italia.

“La llegada del coronavirus y la caída del precio del petróleo nos obliga a tomar medidas por la salud del país”, apuntó Moreno por redes sociales, como adelanto de un paquete que se espera sea anunciado en las próximas horas.