El coronavirus paraliza el cine chino y el mayor estudio del mundo

Shanghái. La industria cinematográfica también sufre la crisis del coronavirus y el estudio de cine más grande del mundo, el Hengdian World Studios, ha cerrado para frenar la expansión de un virus que, según las últimas cifras oficiales publicadas hoy, ha causado la muerte de 304 personas.

La empresa cinematográfica, que tiene un parque de atracciones que pueden visitar los amantes al cine en el municipio de Hengdian (Zhejiang, centro-este del país), anunció esta semana el cierre de dicho parque así como la paralización de varios rodajes de películas y series.

Todo ello para colaborar en la prevención de la expansión de la enfermedad que ya padecen 14 380 personas, la mayoría localizadas o relacionadas con la ciudad de Wuhan, en el estado de Hubei, epicentro del foco.

Se han paralizado “hasta nuevo aviso” producciones en los estudios de Hengdian así como en otras ciudades como Shanghái, Ningbo, Hainan, Hangzhou o Chongqing, una situación que reducirá considerablemente el número de productos audiovisuales rodados en China este año.

El sector cinematográfico será por lo tanto uno de los que más sufran las consecuencias del brote vírico, ya que además los cines de todo el país se encuentran cerrados desde hace días y han tenido que renunciar a una de sus épocas más lucrativas del año, las vacaciones del Año Nuevo chino.

Esta situación repercutirá también en los ingresos de las productoras internacionales y la cartelera mundial perderá millones por el colapso de la segunda industria cinematográfica más relevante del mundo.