El ciberacoso es una realidad y una preocupación latente

acosoIbarra.- Son millones los individuos en todo el mundo, especialmente adolescentes y jóvenes, que se han dejado seducir por las nuevas tecnologías e internet, incorporándolos en su vida cotidiana, en sus comunicaciones y en sus vínculos sociales, cuanto más uso de internet y de Smartphone exista entre los jóvenes, más probabilidades tienen de ser víctimas o agresores para cualquier tipo de acoso por medio del internet.

Responsabilidad virtual

Frente a esta realidad y como parte de su política de Responsabilidad Social, Netlife realiza su primera campaña, “#internetsinbullying” para promover el uso responsable del mismo, con el objetivo principal de generar conciencia en los niños y jóvenes sobre la responsabilidad virtual de los usuarios en las redes sociales a la hora de viralizar contenido discriminatorio hacia otras personas.

La campaña

La campaña consiste en realizar charlas informativas, preventivas y de concientización a nivel local, para luego expandirse en provincias a jóvenes de 8vo a 3ero de bachillerato, quienes son las personas que están más vulnerables a este tipo de acoso. Mediante estas charlas los jóvenes interactúan, comparten experiencias y conocen como prevenir o detectar este tipo de acoso para evitar más casos de ciberbullying que día a día es más común.

Acoso

El acoso se realiza mediante redes sociales o por internet lo que genera una enorme preocupación en la sociedad. Los menores pueden tener diferentes roles en este tipo de acoso, pueden ser: Acosado, acosador o ser testigos del acoso de otros. Los ataques que reciben mediante cualquier dispositivo tecnológico son múltiples y los padres, docentes y ahora las empresas proveedoras de internet tienen un papel fundamental en la lucha con este problema social que hoy en día aumenta con el desarrollo de las tecnologías.

El ciberbullying tiene importantes efectos en las personas que lo padecen: miedo, tristeza, baja autoestima, pérdida de relaciones sociales, bajo rendimiento escolar, aislamiento, pérdida de peso o de estímulo para cuidarse son solo algunos ejemplos de cómo afecta el ciberbullying a los menores que lo sufren, motivo por el que deben extremarse las precauciones y la vigilancia para detectarlo a tiempo y saber cómo actuar ante el ciberacoso.