El Chimborazo los devolvió luego de 22 años

p30Manuel Calapiña pasó a la historia por ser la persona que dio con el paradero de tres personas reportadas como desaparecidas hace más de 20 años.   

 

El guía de montaña descendió el pasado viernes con un grupo de turistas y a lo lejos divisó lo que parecía equipaje, pero al acercarse y escarbar se dio cuenta que dos de los tres cadáveres se encontraban ahí. Luego de cuatro días, finalmente fueron reconocidos por sus familiares.  
Los cuerpos sin vida pertenecerían a los andinistas Cristian Munchmeyer, Paulo Vinueza y Roberto Silva quienes ascendieron a la cumbre del Chimborazo en noviembre de 1993, junto a seis personas de nacionalidad francesa y un suizo.
Una avalancha, de las más grandes registradas en la historia de este país, se suscitó en el lugar donde las 10 personas quedaron sepultadas. Los cadáveres de los siete extranjeros fueron encontrados, cinco días después de la tragedia, pero tres personas más hacían falta. La búsqueda continuó, sin embargo, los tres compatriotas no aparecieron.  
Las investigaciones de aquel entonces determinaron que una placa de hielo que descendió desde la cumbre formó el desplome de la nieve que enterró a los visitantes. El 14 de noviembre de ese año, dos cadáveres se encontraron primero y cinco días más tarde se completó el hallazgo de los siete cuerpos.
La noticia causó conmoción en el mundo. El diario estadounidense Los Angeles Times, recogió lo acontecido el 10 de noviembre de 1993, donde explicó a sus lectores a detalle, la composición geográfica del Ecuador y del Chimborazo,  contando la forma en la que la avalancha acabó con la vida de los 10 andinistas.
Las embajadas de Francia y Suiza colaboraron con la búsqueda y repatriación de los cuerpos de sus coterráneos y desde entonces, mantienen su apoyo a la Asociación de Guías de Montaña, ASEGIM, creada a raíz de dicho incidente. Los años pasaron, y las tres familias se resignaron a no volver a saber de sus allegados.  

INVESTIGACIÓN.
Personal de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Extorsión y Secuestro, DINASED, se encuentra a cargo de la indagación.
Carlos Alulema, jefe nacional de la unidad policial, manifestó que los cuerpos serán sometidos a minuciosos análisis. Actualmente, los cadáveres están siendo sometidos a un descongelamiento en cámaras frigoríficas  controladas, que impiden que el cambio de temperaturas ambiente deterioren los tejidos.
Los especialistas forenses de la Policía Nacional, determinaron preliminarmente que los restos son de sexo masculino y que por sus piezas dentales, datan de hace 20 años aproximadamente.
Las bajas temperaturas ayudaron para que los cadáveres se conserven al igual que las prendas de vestir con las que fueron encontrados. La cámara de fotos de rollo que yacía junto a ellos también será sometida a las experticias. Los análisis de ADN serán desarrollados con la base de datos de la Policía Nacional. La disposición fue dada desde la Fiscalía a cargo del caso.
Casi una semana ha transcurrido y los familiares de los fallecidos aseguran haberlos encontrado luego de 22 años. La hermana de uno de los occisos sostuvo que reconoció a su allegado sólo al ver la ropa que traía puesto.
Cristian Muchmeyer, días antes de su deceso, le habría manifestado a su novia que si algo llegara a pasarle en la nieve su deseo era descansar allí, recoge un medio de comunicación nacional. Cristian era ecuatoriano de origen chileno. Él, al igual que Paulo, eran andinistas expertos.
Su familia arribó este  martes 25 de agosto hasta la morgue de Quito donde realizaron el proceso de reconocimiento.
Sin embargo, autoridades policiales manifestaron que devolverán los cadáveres una vez las investigaciones determinen la causa real de su muerte y su verdadera identidad.
Los cadáveres de los ciudadanos no portaban, entre sus pertenencias, ningún tipo de identificación que ayudara a señalar quienes son.
Dentro de las primeras declaraciones de los allegados de Muchmeyer, su familia cumplirá el deseo expreso de su familiar y una vez que tengan los restos de Cristian será cremado y sus cenizas esparcidas en la nieve. Una ceremonia especial con sus parientes más cercanos y amigos se planea realizar en las faldas del Chimborazo. Una placa será colocada en su honor.
La familia de Paulo, manifestó que una vez que tengan el cuerpo de su familiar,  quien en ese entonces tenía 31 años de edad, serán sepultados en un cementerio de Quito.
Sin embargo, esperan la decisión de la viuda, quien será la que finalmente determine el lugar de descanso de Paulo.
Sentimientos encontrados refirieron tener todos los allegados, conocidos y familiares de los occisos. Luego de 22 años de no conocer el paradero de sus restos, ellos manifiestan que el deshielo permitió que el Chimborazo, “les devolviera” a sus seres queridos.

CONMOCIÓN.
Como hace 22 años, la noticia del hallazgo de los cadáveres de los andinistas le da la vuelta al mundo.
Medios de comunicación del exterior han hecho eco del encuentro y recuperación de los cuerpos sin vida.
Muchos coinciden en que se trata de las tres personas que no pudieron ser encontradas en 1993. Esta vez, un nuevo deslizamiento hizo que los cadáveres sean encontrados.