El cariño acerca a los amigos

En el tiempo que se invierte en las clases del colegio o universidad, y en las actividades del trabajo o comunidad se van tejiendo hilos invisibles de cariño, afecto, y fraternidad con las personas que están a nuestro alrededor. A estos seres que apreciamos, estimamos y queremos los llamamos “amigos,” que dependiendo de las circunstancias les damos no sólo un lugar exclusivo en nuestro corazón sino también un distintivo particular en nuestra mente. Es así, que los “amigos enamorados” son los que dan un brillo especial a nuestros ojos, dulzura a nuestros labios, agilidad a nuestras manos, prisa a nuestros pies, y encanto a nuestra vida. Los “amigos del alma” son los que están con nosotros en los buenos y malos momentos, conocen nuestros defectos y virtudes, nos aceptan sin cuestionamientos ni condiciones, pero al mismo tiempo nos dicen siempre la verdad y corrigen nuestros errores. Los “amigos invisibles” son aquellos que aun estando lejos de nosotros con una llamada telefónica, un e-mail o un mensaje de WhatsApp alegran nuestro corazón, nos animan a superar los problemas, y nos motivan a seguir adelante. Los “amigos temporales,” son los que comparten con nosotros sólo unas semanas, días u horas para disfrutar de unas vacaciones, una fiesta, un encuentro deportivo o una reunión de trabajo. No obstante, los “amigos hermanos” son los imprescindibles puesto que a pesar de no llevar igual apellido y tener la misma sangre para ser parientes, el cariño y la unión nos ha hecho familia.