El cáncer de ovario es un enemigo silencioso y fuerte

Los ovarios son los que tienen las mujeres como parte de su aparato reproductor femenino, pero hay algunos síntomas que podrían dar señales de que esos órganos estarían fallando. Abdomen hinchado, dolor en la zona pélvica, sensación constante de orinar, cambios en los hábitos defecatorios y otros.

Los mismos podrían ser una alarma de que una mujer está sufriendo de cáncer de ovario, este 8 de mayo se conmemora a nivel internacional el Día Internacional del Cáncer de Ovario, una dolencia no tan conocida como otras patologías oncológicas como el cáncer de seno, pero que afecta a un sinnúmero de mujeres.

En Imbabura la situación no es ajena. Solo en 2020 hubo 52 casos de atención a mujeres con cáncer ginecológicos, que abarcan todos los que afectan el aparato reproductor femenino, dentro de los que se ingresa al de ovario, según las estadísticas proporcionadas por la doctora Verónica Chávez, directora de la Unidad Solca Imbabura.

La detección temprana de la enfermedad puede hacer una diferencia entre la vida y la muerte de una mujer, Chávez explicó que es necesario que las mujeres se realicen por lo menos una vez al año un chequeo general, ya que los síntomas usualmente aparecen cuando la enfermedad está ya en una situación avanzada.

Dentro del control ginecológico se incluye una ecografía, un examen especular y más. “Cuando existe una sospecha entran algunos especialistas para hacer un trabajo multidisciplinario”, comentó Chávez.

Las masas o los quistes que en ocasiones podrían aparecer dentro de los ovarios podrían indicar que una mujer está sufriendo de la enfermedad, por lo que ni bien se detecta pueden comenzar su tratamiento, según las especificaciones de los médicos.

Además, se debería realizar una comprobación de que no ha afectado a otros órganos. Mencionó que en caso de encontrar alguna anomalía sí se puede realizar una extirpación de la masa, pero que el manejo debe ser hecho con un cuidado minucioso para no cambiar la estadía de la misma, acotó.

Los tratamientos son variados, pero la intervención quirúrgica puede ser una de las opciones. En algunos de los casos, dependiendo de la etapa en la que se encuentre el cáncer, que incluye la extirpación de los ovarios, en situaciones más fuertes también el útero, la apéndice cecal, entre otros.

“Se puede conocer en dónde el tumor pudo haber transitado”, agregó y mencionó que la quimioterapia o radioterapia son tratamientos complementarios que según cada paciente podrían someterse.Según la Sociedad Americana del Cáncer, es importante que tras el tratamiento las mujeres sigan un control para prevenir un reaparecimiento del cáncer.