El caminante franciscano que visitará setenta países

Ibarra. Marcelo Monti es un hermano capuchino de 41 años de edad. Él es o-riundo de Porto Alegre, Brasil. Su vida no ha sido nada fácil, pues asegura que su niñez fue llena de miseria, pobreza, miedo y conflicto.

En el transcurso del tiempo le llega una grandiosa idea, recorrer el mundo caminando, con el único fin de concienciar a las personas sobre los peligros del VIH.

Importante. Su único acompañante en sus viajes es su coche en el que lleva sus pertenencias. A este proyecto lo ha denominado “Caminho de Aline”, en honor a su hermana que murió a los 28 años, víctima de esta enfermedad. Monti recuerda que un 28 de agosto de 2018 empezó con este importante reto. Inició en Porto Alegre, en el sur de Brasil. Asegura que al momento ya lleva un año y cinco meses, pasando por el sur de Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia, Perú y Ecuador.

“Mi meta es pasar por 70 países, los cinco continentes en 10 años, estos son números, lo que quiero es llegar al final de la vida y decir tengo historia por contar”.

El recorre el mundo con el lema de concienciar sobre el VHI ya que existen muchas personas con esta enfermedad que tienen miedo a ser rechazados, aseguró que este proyecto fue inspirado en su hermana que falleció a sus 28 años. Indica que ahora podría estar viva, pero no es así ya que ella llevaba la marca de un estigma y no pudo soportarlo.

Mientras camina, la idea es reflexionar, compartir información y conocimientos del VIH que es algo que no está superado.

Ya son 8 699 kilómetros en 516 días los recorridos a pie. Marcelo cuenta que lo más difícil de todo este camino es probar todos los días que no es un delincuente ya que a cada lugar a donde llega no es visto por todos con buena cara, esto también hace que no reciba la colaboración que requeriría. “Mi desafío es probar que tengo valor”, afirmó.

Dijo que en cada viaje lleva las cosas más prácticas como sleeping, carpa, cocina de camping, ropa acorde al clima, medicinas e hidratación. “No tengo casi nada y no me falta nada, la gente es solidaria cuando sabe quién soy”, acotó.

Agregó que su dieta no es la de un deportista, más bien es lo que las personas le llegan a compartir en cada lugar. Para llevar adelante este proyecto, Marcelo se hospeda en casas de familia, centros culturales o religiosos que solidariamente lo reciben.

La forma en que se mantiene es a través de una red que formó con 31 amigos; cada uno lo ayuda con 20 reales (cinco dólares) que se reparte para cada día del mes.

Marcelo llegó al Ecuador el 14 de diciembre. Su próximo país por visitar es Colombia y emprenderá su camino desde hoy.

El hermano Capuchino llegó a Ibarra el sábado, pues fue acogido por la Unidad Educativa “San Francisco”, en donde dicto una charla de reflexión y motivación a los estudiantes.

Es importante mencionar que si deseas contribuir con algo de alimentación, hidratación u hospedaje te comuniques al número +5551985086678 para cualquier donación, ya que aún le falta recorrer algunos países y requiere de colaboración.

Datos. Se conoció que en el año 2013, cuando ya siendo Hermano, estudiaba Antropología religiosa en el Convento de los Monjes Capuchinos en el viejo continente, más exactamente en Francia, decidió hacer el Camino de Santiago de Compostela, “ruta que es recorrida por los peregrinos procedentes de todo el mundo con tintes espirituales y de todo tipo de tenor introspectivo”, señaló Mar-celo Monti a EL NORTE.