El Bully, un pequeño rincón

bullyEsteban Villegas está por terminar su carrera de gastronomía en la Universidad Técnica del Norte, UTN, es uno de los motivos que lo llevó a formar El Bully Restobar.

Este lugar está ubicado en la avenida El Retorno y Río Túmbez, en un sector tranquilo de la ciudad para disfrutar en familia y amigos. Desde septiembre del año anterior, Esteban abrió las puertas de este negocio de comida.

El Bully es una palabra Argentina que significa un pequeño rincón de la casa. Carne, pollo, papas, ensaladas; bebidas como batidos, jugos, cervezas y más es lo que ofrece Esteban en este pequeño rincón.

El lugar está decorado con cuadros de Sabina, Jim Morrison, Enrique Bunbury, Queen y más famosos reconocidos, que con una música de fondo y una tv encendida se puede degustar de las famosas costillas, hamburguesas y nachos, los platos más pedidos en El Bully. Para Mayra Bravo, El Bully es uno de los lugares favoritos para pasar un rato en familia y amigos, lo que más le gusta es la típica picada El Bully, el plato de la casa.

Además de las mesas y sillas del local hay una barra llena de bebidas, y un pequeño rincón con muebles acogedores ubicado en una esquina. “Me encanta la cocina, es mi pasión y quiero compartir mis conocimientos con la gente”, dice Esteban.

A estos platos se les da el toque y la sazón del chef del local. “Es diferente, por ejemplo, las costillas hay en todos lados, pero esta tiene algo diferente que es la salsa”. Estas salsas que van con los platos del menú son artesanales, según Esteban.

Desde que se inauguró, Esteban cuenta que es difícil competir en el mercado de Ibarra con los demás locales, pero tratan de continuar cada día sin rendirse. “Para empezar El Bully sí está produciendo”. Este pequeño rincón de la casa está abierto de martes a sábado desde las 5 de la tarde hasta las 12 de la noche. El Bully para Esteban signifca todo.

“Es mi fuente de ingreso donde puedo sacar lo que tengo dentro de mí, donde puedo desahogarme”, comenta el propietario. A parte del chef que trabaja en el local, Esteban también ayuda en la cocina. “Me divierto, es un poco relajante y es lo que me gusta”. De martes a jueves trabajan dos personas; viernes y sábado tres personas, quienes ayudan con la atención a los clientes.

DESCRIPCIÓN

“Este es un lugar muy pequeño y acogedor donde se pone buena música, tratamos de ubicar un rock relajante y unas baladas para que la gente disfrute y se sienta como en casa”, cuenta Esteban. Antes del Bully, Esteban Villegas trabajó en restaurantes de la ciudad, que años después decidió ubicar su propio local de comida. “Decidí ponerme lo mío y empezar a trabajar”.

FINALIDAD

A este emprendedor creativo le gusta la comida ecuatoriana, también tiene varios objetivos, uno de los principales es ubicarse un restaurant de comida tradicional ecuatoriana (papas con cuero, locro, cevihes…) “La cocina ecuatoriana no es bien vista”, explica Esteban. La idea es darle un toque gourmet. Otra finalidad es hacer el local más grande, generar más fuentes de empleo y tener un restaurant en un sector propio y no arrendado.