El bien común

Son bienes comunes de la humanidad la madre tierra, el agua, el aire y todo lo que permite la reproducción de la vida de los seres humanos y las otra especies, nos dice François Houtart en su libro “ El bien común de la humanidad”, pero el capitalismo con sus extremos métodos de producción destinados solamente a la ganancia, han depredado la naturaleza y han cambiado el objeto principal de toda producción que es cubrir las necesidades de todos los seres humanos y no solo de una clase privilegiada que se enriquece sin límite, destruyendo la Pachamama, origen y sustento de la vida. Que se puede hacer para corregir este proceso destructivo que contamina hasta hacerlos inhabitables los ríos, los lagos, los mares y hasta el espacio que rodea el planeta. Él propone:

“Pasar de la naturaleza como recurso natural al respeto de la tierra como fuente de toda vida. Privilegiar el valor de uso sobre el valor de cambio en la actividad económica”, es decir comprar algo para su uso duradero y no solo con el fin de volverlo a vender y desatar así una cadena especulativa. ”Introducir el principio de la democracia generalizada en todas las relaciones humanas”, que garantice el respeto y la equidad, por ejemplo en la relaciones hombre-mujer y en las instituciones en general. “Promover la interculturalidad para permitir a todas las culturas, religiones, saberes, filosofías, esclarecer la lectura de la realidad”. Hay entonces mucho que hacer para que nuestras sociedades cambien hacia el respeto del bien común.